El biólogo español Francisco Ayala, apartado de la Universidad de California por acoso sexual

Comparte este artículo:

El biólogo español Francisco José Ayala, reconocido internacionalmente por sus conocimientos sobre la evolución, ha perdido todos sus cargos y reconocimientos en la Universidad de California en Irvine (UCI) por las acusaciones de acoso sexual realizadas por cuatro mujeres. Nacionalizado estadounidense, Ayala ha tenido que dimitir después de una investigación interna sobre “una serie de denuncias” de acoso sexual contra él que se completó tras entrevistar a más de 60 testigos de la institución, además de a las denunciantes.

La UCI ha decidido retirar el nombre de Francisco J. Ayala de la Facultad de Ciencias Biológicas, que se denominaba así en honor al científico español, y de la Biblioteca Central de Ciencias. Ayala, especialista reconocido en biología evolutiva, renunció a todos sus cargos el 1 de julio.

La investigación, que comenzó en noviembre del año pasado y terminó en mayo, se fundamenta en las denuncias de cuatro empleadas de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UCI, que han querido dar sus nombres al hacer pública su denuncia. Se trata de Kathleen Treseder, profesora y presidenta de ecología y biología evolutiva; la profesora Jessica Pratt; la vicedecana Benedicte Shipley; y la estudiante de postgrado Michelle Herrera.

“Agradezco y felicito a nuestras colegas que informaron sobre esta mala conducta”, dijo el rector de la universidad Howard Gillman, quien calificó de “extremadamente valiente” la actitud de estas empleadas acosadas por Ayala. “Aplaudo su valentía y me disculpo porque experimentaron un comportamiento inapropiado por parte de un miembro de nuestra facultad”, aseguró Gillman. Y añadió: “Dado el número y la amplitud de las acusaciones fundamentadas, y las diferencias de poder en juego, decidí que mantener el nombre del profesor Ayala en una posición de honor sería equivocado”. La UCI ha decidido eliminar el nombre Ayala, uno de los principales mecenas de la institución, de las becas de posgrado, los programas académicos y las cátedras de investidura.

Francisco Ayala es uno de los científicos españoles más relevantes del último siglo. De joven, entró en los dominicos en Salamanca, se licenció en teología y llegó a ordenarse, pero finalmente prefirió dedicarse a la biología. En 1961, poco después de colgar la sotana, se marchó a EE UU para estudiar con Theodosius Dobzhansky, uno de los padres de la versión actual de la teoría de la evolución. Sus contribuciones científicas, plasmadas en más de 1.000 artículos científicos, han servido para entender, entre otras cosas, el reloj molecular, el mecanismo biológico que permite comprobar lo alejadas que están en el árbol de la evolución dos especies. Ha recibido distinciones tan relevantes como el premio Templeton y ha ocupado la presidencia de la American Association for the Advancement of Science, la agrupación científica más prestigiosa del mundo.

Comparte este artículo: