La Diputación admite que la Junta se niega a participar en una comisión por el recorte sanitario rural

Comparte este artículo:

Se aprobó hace justo ahora un año en la Diputación: una comisión especial para estudiar la situación de constantes cierres, recortes de medios y, sobre todo, de personal médico y sanitarios en los consultorios rurales de toda la provincia leonesa. Un clásico indignante de todo el año, pero muy especialmente en verano, cuando la población en los pueblos leoneses se multiplica por dos y por tres. Sin embargo, en 12 meses no se ha creado tal comisión. Y no se creará jamás, a pesar de haber concitado el apoyo unánime de todos los grupos políticos en el Palacio de los Guzmanes.

El equipo de Gobierno del PP en la institución provincial, ante las críticas manifestadas por casi todos los grupos de oposición, tuvo hoy que admitir, un año después, que esa comisión nunca verá la luz. ¿El motivo? “Porque en la Junta no hay receptividad para crearla”, admitió, resignado, el portavoz, Francisco Castañón.

La primera censura manifestada en el Pleno de hoy surgió de las filas socialistas. Su portavoz, José Pellitero, criticó que aquella Comisión Mixta prometida en vísperas del verano de 2017 “ni se ha reunido ni siquiera se ha creado”. Y eso que con el paso del tiempo “hay más problemas ahora, incluso”. Algo que desde UPL, Matías Llorente calificó de “absolutamente injustificable” mientras continúa el constante goteo del cierre de consultorios. “¿Desde el mismo aparato, siendo el mismo partido, no podrían conseguirlo” de manera que “no tengamos que ser los alcaldes” los que vayan negociando o comunicando cada incidencia que se repite cada día en algún pueblo leonés?”, se preguntaba.

Castañón admitió que no será posible realizar un diagnóstico general desde la institución porque los responsables de Sanidad de la Junta no formarían parte de comisión alguna. Aunque quiso salvar su posición recurriendo a “contactos permanentes, con el gerente de Atención primaria, con el delegado (territorial de la Junta), intentando en todo momento mejorar en todo lo posible la situación”. Y admitiendo, como lo hace la Junta, que entre otras cosas hay un grave problema de personal, como a su juicio demuestra el hecho de que “ni siquiera quedan enfermeros en la bolsa de trabajo”.

El PP en la Diputación, a cambio de una comisión aprobada y que nunca será, se ofreció a “pedir reuniones con los alcaldes”, algo que no satisfizo a los grupos de la oposición.

Comparte este artículo: