El conflicto catalán estalla en Washington con un espectacular choque entre Torra y Morenés

Comparte este artículo:

Las tensiones acumuladas con motivo de la participación de Catalunya en un importante festival folklórico de Washington estallaron anoche con virulencia durante la recepción previa al acontecimiento, un acto que quedó ensombrecido por el espectacular choque entre el president de la Generalitat, Quim Torra, y el embajador de España en Estados Unidos, Pedro Morenés, que se acusaron mutuamente de manipular los hechos y difundir propaganda sobre la realidad política del país.

La dura réplica de Morenés a las reivindicaciones políticas que Torra incluyó en sus discurso de inauguración del festival llevó a la delegación catalana a levantarse de la mesa y abandonar el acto a modo de protesta mientras parte del público abucheaba al diplomático español, una situación inesperada e incómoda para muchos de los invitados y los organizadores del Folklife Festival, la Smithsonian Institution. El choque acabó con el president, sus acompañantes y decenas de simpatizantes atrapados fuera del edificio mientras vitoreaban el gesto de la delegación catalana y admiraban una colla improvisada a la luz de la luna. Torra reclamó la dimisión de Morenés y pidió al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, que se desmarque de sus palabras “insultantes”.

 

 

El acto había comenzado sin incidentes a las siete de la tarde en un suntuoso marco cargado de simbolismo, el Museo de Historia Afroamericana de EE.UU. Mientras los invitados —entre ellos, La Vanguardia pasaban al interior, las delegaciones de Catalunya y Armenia, las dos culturas invitadas este año al festival, visitaron la colección. Hubo música y refrigerios. La tormenta llegó a la hora de los discursos. Habló en primer lugar el presidente de Armenia, un país con el que Torra se declaró emocionado por compartir el festival. “Es un ejemplo en la lucha por la libertad y la democracia”, dijo. Porque “también los catalanes hemos sufrido una implacable persecución política, lingüística y cultural durante los últimos siglos”, defendió el president en una intervención muy breve, de apenas cuatro minutos y muy centrada en asuntos políticos.

“Ahora luchamos contra un estado de emergencia y las injusticias sufridas por gente como el presidente Puigdemont, forzado al exilio, y todos los otros presos políticos. Estos lazos amarillos que llevamos son por ellos”, afirmó Torra, interrumpido por los aplausos del público (casi la mitad, llegado desde Catalunya para participar en el festival). Desde la mesa de la embajada española, Morenés observaba con rostro severo. “El derecho a la autodeterminación es esencial para el pueblo de Catalunya”, insistió Torra. “Nunca debemos dejar de defender la libertad, porque la libertad de una nación es la libertad de todas las demás nacionales”, concluyó el president, que fue despedido por el público catalán al son de Els Segadors y gritos de ‘¡visca Catalunya!’.

 

 

A continuación, subió al escenario con paso decidido el embajador Morenés. Los preparativos del festival habían sido tensos y el exministro de Defensa –nombrado por el gobierno de Rajoy y en la lista de Sánchez de ceses pendientes– iba preparado para reaccionar a cualquier intento de politizar el acontecimiento. Tras exaltar “la grandeza de la cultura catalana”, Morenés pasó a hablar de su “privilegiada situación política”, el estatus de co-oficialidad de la lengua catalana en España, su obligatoriedad en la enseñanza en Catalunya y su alto nivel de autogobierno. “Así que permítanme rectificar con hechos y cifras la propaganda que ha sido diseminada hoy aquí por el president de la Generalitat”, afirmó Morenés, ya entre abucheos. “No hay presos políticos en España y no lo digo sólo yo sino informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Lo que hay son políticos que a pesar de todas las advertencias y sus propios servicios legales decidieron contravenir el Estatut y la Constitución española y violar la ley”. Por eso, afirmó, “hay políticos en prisión, porque han roto la ley” defendió el embajador alzando la voz para hacer oír sus profusas explicaciones sobre la aplicación del artículo 155. Las caras de repulsa en la mesa de la delegación catalana iban a más. Algunos se volvieron de espaldas

 

“Honorable presidente, recordará que la mayoría de los catalanes no votaron partidos secesionistas. Respete la regla de la mayoría y gobierne por todos, hay catalanes que no quieren la independencia”, reclamó a Torra Morenés, que dijo llevar “un lazo en el corazón por los cientos de miles de catalanes que viven con miedo, aprisionados en su propia comunidad y que se identifican como catalanes y españoles”. Fue en ese momento cuando Torra, la consellera de Cultura Laura Borràs y el resto de la delegación catalana se levantaron de la mesa y abandonaron la sala. “¡Presos politics, llibertat!” corearon con fuerza parte de los invitados catalanes mientras Morenés terminaba su largo parlamento, de más de diez minutos, ante un público dividido entre sentimientos de incredulidad,incomodidad y exaltación. Alrededor de medio millar de personas, entre participantes del festival y representantes del entorno diplomático y cultural de Washington, asistieron a la recepción.

No acabó aquí el incidente. Decenas de simpatizantes acompañaron a la delegación del Govern al exterior del museo y aplaudieron el plantón a Morenés mientras un grupo de jóvenes de Valls levantaba un pilar de cuatro a la luz de la luna con el emblemático obelisco de Washington de fondo. “Me pregunto si el PSOE y el presidente español y el ministro de Exteriores comparten este discurso de seis folios que venía ya preparado y escrito para acusarnos de mentiras y seguir falseando la historia de lo que está pasando en Catalunya”, declaró Torra. “Pido por tanto la dimisión inmediata del embajador por el grave insulto y que no podemos aceptar ”, añadió, animando a que el gobierno español se desmarque de sus palabras, “ofensivas” para muchos catalanes en un día en el que Supremo había confirmado el procesamiento de los líderes políticos del proceso.

El president explicó a los organizadores del festival los motivos de su protesta pero cuando intentaron volver a entrar para seguir con la fiesta, llegó la sorpresa: la seguridad del museo no les permitía volver a entrar. “Una vez que has creado disturbios no puedes volver a entrar”, les explicó un agente. “¡Pero no hemos sido nosotros los que hemos creado problemas!”, le replicaron. Por un momento, la llegada de cinco coches de policía con las sirenas encendidas a las inmediaciones del museo hizo temer que la noche acabara mal. Fue una falsa alarma.

Lo que no tuvo arreglo fue la decisión de la seguridad del museo. A pesar de la insistencia de la delegación catalana y las gestiones del director del Folklife Festival, Michael Mason, su decisión fue irrevocable: era imposible volver a entrar. Los artistas volvieron en autobús a sus hoteles y Torra volvió andando al suyo, a pocos pasos de la Casa Blanca. En teoría, hoy a las diez de la mañana (cuatro de la tarde en España) Torra y Morenés deberían coincidir (y dar sendos discursos) en la inauguración al público del festival, en la explanada del National Mall de Washington. A la vista de cómo acabó el primer acto no debe descartarse algún cambio de formato de última hora.

Comparte este artículo: