Los autores de la violación grupal en Molins de Rei no eran totales desconocidos para la víctima

Comparte este artículo:

Una nueva agresión sexual múltiple de un grupo de jóvenes veinteañeros vuelve a poner de manifiesto que La Manada no fue un hecho aislado. Los Mossos d’Esquadra detuvieron la semana pasada a cuatro hombres, de 20 a 23 años, como presuntos autores de una violación grupal en Molins de Rei, según avanzó ayer la cadena Ser.

Una joven de 21 años desorientada y conmocionada pidió auxilio al vigilante de seguridad de la estación de Ferrocarriles de la Generalitat de Sant Boi de Llobregat. Un grupo de jóvenes la acababan de dejar tirada en una zona cercana después de haberla agredido sexualmente. Fue el pasado 19 de mayo. Los Mossos d’Esquadra se personaron en la zona y encontraron a una mujer atemorizada que seguía el patrón habitual de las víctimas de violaciones.

La joven había pasado la noche de fiesta en la discoteca Be Discode Molins de Rei, antiguamente conocida como Ei Two, situada en una zona apartada del municipio, en el polígono industrial el Pla. Según fuentes policiales, la mujer salió del lugar acompañada de un grupo de amigos de los que se despidió al toparse con otra pandilla de seis chavales. No eran absolutos desconocidos para ella pero tampoco eran amigos, señalan estas fuentes. Quizás sólo conocía a uno. La joven se encontraba en estado de embriaguez y los otros hombres le propusieron seguir con la fiesta en otra parte. La subieron en el coche. La mujer declararía posteriormente que la encerraron en el maletero. Sea como fuere, la trasladaron hasta un camino apartado de los que serpentean por el Parc Agrari del Baix Llobregat, una zona que queda justo al otro lado de la carretera de la discoteca. Entre las 6.30 y las 8 de la mañana se produjo la agresión. Al menos, cuatro de los seis amigos –dos de ellos se marcharon antes de llegar a aquel recóndito sendero– la agredieron sexualmente. Fueron varios a la vez. A plena luz del día, sin que nadie lo viera debido a lo apartado que se encuentra aquel lugar.

El Ayuntamiento estudia personarse como acusación particular y ofrece apoyo a la víctima

El estado de afectación de la mujer, su rápida reacción al avisar al vigilante de la estación y el hecho de que la abandonaran dejándola a su suerte no hizo dudar ni un minuto a los Mossos d’Esquadra de que, efectivamente, se encontraban ante un caso de violación. Desde el primer minuto la mujer supo que no quería aquello. No quería tener sexo con ese grupo de jóvenes. Por eso lo denunció tan pronto como tuvo ocasión.

La mujer relató a la policía unos hechos muy graves. Su estado era de completa desorientación y nerviosismo. No sabía ni dónde estaba ni dónde había estado. El posterior examen médico, practicado en el hospital de Sant Boi, confirmó que había sido víctima de una agresión múltiple. A pesar de que quizás sí conocía a algunos de los jóvenes, su estado de aturdimiento provocó que fuera incapaz de identificar a nadie en la rueda de reconocimiento por la que pasaron los cuatro supuestos agresores después de ser detenidos. Aun así, el miedo, el trauma, el cansancio y el alcohol, no impidieron que seis horas después de la agresión fuera capaz de sacar fuerzas para recordar que mordió a uno de los violadores en el cuello.

Los arrestados pasaron la semana pasada a disposición de juzgado de instrucción 1 de Sant Boi de Llobregat y quedaron en libertad con cargos. Hay otros dos jóvenes imputados por los mismos hechos pero que no tuvieron, al parecer, una implicación directa. Los Mossos cuenta con material incriminatorio que permitió acotar cuáles de los seis amigos pudieron participar de la agresión. Fuentes de la discoteca Be Disco informaron que al conocer lo sucedido se pusieron a disposición de los Mossos para colaborar con la investigación y aportar todo el material necesario

Por su parte, el Ayuntamiento de Molins de Rei estudia la posibilidad de personarse como acusación particular en la causa. “Es imprescindible alzar la voz de alarma, tanto en las instituciones como en la calle, ante las graves consecuencias sociales y humanas que tiene la violencia machista”, subrayó en un comunicado. Más de 200 personas se manifestaron ayer a última hora por las calles de Molins de Rei en señal de rechazo a la violación múltiple sucedida en el municipio con proclamas contra la violencia machista y alertando que la polémica sentencia de La Manada es sólo un caso más de lo que ocurre.

Comparte este artículo: