La Junta garantizará “formalmente” la atención sanitaria a inmigrantes irregulares

Comparte este artículo:

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, anunció ayer en Valladolid que la Junta de Castilla y León aprobará esta semana una resolución de la Gerencia regional de Salud para garantizar “formalmente” la atención sanitaria a la población inmigrante en situación irregular. De esta manera, estas personas sin papeles contarán con un documento, que no será la tarjeta sanitaria, que acredite el procedimiento para ser atendido como el resto de los ciudadanos, tanto en Atención Primaria como en los hospitales de la comunidad.

Sáez Aguado recordó que esa resolución recogerá los dos requisitos para optar ese documento para los inmigrantes irregulares. En primer lugar, estas personas deberán llevar empadronadas al menos tres menos en algún de los municipios de España. Además, se les pedirá contar con una declaración de carecer de recursos económicos o bien tener un informe de los trabajadores sociales de que esa persona no dispone de medios.

“A partir de ahí se facilitará la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los ciudadanos que tienen formalmente ese derecho que se le reconoce por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social”, explicó. Minutos antes de intervenir en el desayuno, manifestó que los inmigrantes irregulares no contarán con una tarjeta sanitaria como el resto de la población. No en vano, recordó que la expedición de este carné no es una competencia que corresponde a la comunidad autónoma y además es un tema jurídicamente controvertido.

El consejero subrayó que esta atención a los inmigrantes en situación irregular ya se venía prestando en Castilla y León pero ahora, con esta resolución, se reforzará esa garantía. “Con esto damos una garantía adicional a la atención de todas las personas que requieran asistencia sanitaria y que viven en la región”, precisó.

Manifestó que este asunto se abordó hace unas semanas en la reunión entre el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y las plataformas en defensa la sanidad pública, que reclamaron ampliar la sanidad pública a la población inmigrante sin papeles. Antonio María Sáez Aguado apuntó que la Junta ya atiende a todos los inmigrantes que viven en el territorio aunque, a partir de ahora, habrá más garantías para las personas que, “formalmente”, no tienen derecho a la atención sanitaria. No en vano, los representantes de las plataformas plantearon que, “puntualmente”, había incidencias con este tipo de población sin papeles.

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, ya anunció tras su toma de posesión que el nuevo Gobierno socialista deseaba recuperar el derecho a la atención sanitaria a todo el mundo, incluidos los inmigrantes en situación irregular que, en 2012, quedaron excluidos del Sistema Nacional de Salud por Real Decreto.

Precisamente, el consejero comunicó que enviará una carta de felicitación a la nueva responsable de la cartera, que también recogerá el compromiso de la Junta con el sistema nacional de salud y con su mejora.

Comparte este artículo: