Merkel llama a hacer un frente común en el G-7 contra los aranceles de Donald Trump

Comparte este artículo:

La canciller alemana, Angela Merkel no cree posible el retorno de Rusia al grupo de países más industrializados del mundo y en consecuencia la reedición del G-8, del que fue expulsada en 2014 pese a los guiños de Moscú y el aislamiento progresivo del multilateralismo de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump.

“La anexión de Crimea fue y siegue una violación flagrante del derecho internacional y eso excluye cualquier posibilidad de volver a un formato G7+Rusia”, dijo la canciller en vísperas de la cumbre del G-7 en Canadá, cita que, con o sin Rusia, podría convertirse en el escenario de un nuevo enfrentamiento entre gigantes debido a los aranceles impuestos por Trump al acero y al aluminio. Ante la amenaza de guerra comercial desatada por el inquilino de la Casa Blanca, Merkel pidió “una posición común” en la Unión Europea y con México y Canadá, países con los que EEUU revisa actualmente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Merkel hizo estas declaraciones en el curso de un debate en el Bundestag que por primera vez en la historia del parlamentarismo alemán siguió un formato casi televisivo, con los diputados preguntado a la jefe del Gobierno sobre los temas de su interés, sin un cuestionario conocido de antemano. Este formato, inédito y en el que la canciller pareció sentirse muy cómoda, fue consensuado por conservadores y socialdemócratas en su acuerdo de coalición y está previsto que se celebre tres veces al año.

La canciller aseguró que acude con “buena voluntad” a la cumbre en Canadá, pero que, ante la posibilidad de no poder alcanzar un acuerdo en materia comercial -por la postura de Washington- lo más posible es que no haya comunicado conjunto sino una declaración de la presidencia canadiense. Merkel recalcó que, pese a las diferencias que su Ejecutivo mantiene con Washington en la actualidad, EEUU es un “país democrático” con el que se hablan abiertamente los puntos de disenso a nivel bilateral.

Y la relación es cada vez más larga, pues además de las cuestiones comerciales, Trump ha sumado a su retirada del acuerdo sobre cambio climático alcanzado en Paris, su salida del pacto en materia nuclear con Irán. “Esto muestra que tenemos un problema serio con los acuerdos multilaterales”, declaró la canciller y destacó la importancia de que Europa negocie “unida”.

La primera pregunta del interrogatorio al que se sometió la canciller Merkel, muy centrado en asuntos de política nacional, correspondió a la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), principal fuerza en la oposición. Su enunciado, tras una breve introducción sobre los daños que ha causado al país permitiendo la llegada masiva a Alemania de “refugiados presuntos, violadores, agresores de arman blanca” fue “¿Cuándo dimitirá usted señora canciller?. Merkel respondió ensalzando la “generosidad y responsabilidad” de Alemania ante una crisis humanitaria excepcional.

Comparte este artículo: