¡Un gobierno fotogénico!

Comparte este artículo:

Hay que reconocer que Pedro Sánchez y su equipo han configurado un Gobierno que da para buenos titulares.

Si hacemos un ejercicio de intuir los objetivos inmediatos que busca, esto es, las primeras señales que quieren enviar a los poderes fácticos y al sector de la opinión pública “moderada”, hay que reconocer que no lo están haciendo mal.

Un Ministro de Exteriores que está comprometido hasta el tuétano en la campaña antisoberanista en Cataluña, pero con un buen conocimiento de la UE y sus instituciones, cuya misión fundamental será intentar revertir ante la opinión pública y los medios de comunicación internacionales la percepción que se ha ido configurando en estos últimos meses sobre los severos déficits democráticos del actual Régimen español. Este nombramiento les ofrece, al menos de forma circunstancial, un cierto blindaje al discurso ya iniciado por “la caverna” durante la moción de censura a Rajoy, sobre las “concesiones” al independentismo como contrapartida a su apoyo.

Otra señal muy significativa que están emitiendo es el de su compromiso sin fisuras con el proyecto de la UE. Y esto principalmente a través de la Ministra de Economía, Nadia Calviño, hasta ahora Directora General de Presupuestos de la UE y por tanto corresponsable de aquel en el que se plantean severos recortes a la PAC, y por tanto al sector agrícola-ganadero de forma especialmente grave en Castilla. Por cierto, la nueva ministra ha sido muy celebrada por la Presidenta del Banco Santander, Ana Botín.

Hay una voluntad de incorporar al Gobierno una cierta diversidad territorial, pero curiosamente, o no, los territorios castellanos y por supuesto Castilla como sujeto político, se quedan completamente marginados del Gobierno de Pedro Sánchez. Y ello a pesar de que fue en una buena parte de los territorios castellanos en los que tuvo mayores apoyos en el proceso que le devolvió a la Secretaría General del PSOE.

La valenciana Montó, hasta ahora Consejera de Sanidad en el País Valenciano, en dónde se acaba de recuperar para el Sistema Sanitario Público el Hospital de Alcira, es un guiño potente a los movimientos en Defensa del Sistema Sanitario Público, muy activos en los últimos años y con una gran sintonía con la mayoría de la opinión pública.

La muy importante presencia cuantitativa y cualitativa de mujeres en el Gabinete es otro gesto que busca conectar con el muy potente movimiento feminista, en el que el PSOE tiene una importante presencia.

El nombramiento de Meritxell Batet como Ministra de Administraciones Públicas, que parece ser una de las personas llamadas a tener un papel clave en la tarea de reconducir las relaciones con las instituciones catalanas, además de ser miembro del PSC, fue número dos de la candidatura de Pedro Sánchez en las Elecciones Generales de diciembre de 2015. Mantiene visiones federalistas según se refleja en los resúmenes biográficos publicados sobre ella.

El nombramiento de Pedro Duque parece que es también un buen golpe de efecto.

Podríamos decir que Pedro Sánchez ha configurado uno de los mejores gobiernos que las circunstancias le permitían. ¿Pero ello le servirá para resolver los auténticos problemas a los que se enfrentan las mujeres, las clases trabajadoras en general y los Pueblos del Estado español? Sinceramente, creemos que en absoluto. Aunque es muy posible que ese no sea el objetivo principal del Gobierno que se ha configurado, ni para el PSOE ni para la fracción del Sistema que ha potenciado la operación en marcha. El objetivo principal parece más bien consistir en dar oxígeno, mostrar otra cara más amable del Régimen del 78. Para ello es necesario recuperar y potenciar al PSOE como partido de Gobierno. Es decir, situarlo en las mejores condiciones posibles de cara a las próximas generales y para esto sí que tienen un potencial recorrido, aunque por supuesto, con un sinnúmero de dificultades.

La primera de esas dificultades será la de las incoherencias entre las poquísimas cosas a las que se han comprometido: derogación de la Ley Mordaza o del Decreto de abril de 2012 mediante el que se elimina, entre otras cosas, el carácter universal del Sistema Sanitario Público y lo que realmente harán.

Como ocurre con las transfusiones de sangre en los enfermos terminales, que pueden conseguir una apariencia de recuperación plena de la salud pero que en realidad solo consiguen alargar la vida por un corto periodo de tiempo, intuimos que similar efecto va a tener este Gobierno en relación con la supervivencia del Régimen del 78. En el marco del Régimen monárquico-post franquista no hay curación a los males que nos afectan.

Desde el movimiento comunero del siglo XXI hemos de seguir, si cabe con más entusiasmo, con nuestras tareas: el apoyo incondicional a los movimientos sociales progresistas y el impulso a las iniciativas destituyentes-constituyentes, entre las que tienen una muy especial significación las de “Vallekas decide” para el 23 de junio y el “Jaque a la monarquía” para el 22 de septiembre.

Izquierda Castellana.

Castilla 06 de junio de 2018

Comparte este artículo: