Una empresa de Córdoba paga los atrasos sólo a sus trabajadores varones

Comparte este artículo:

Los hombres sí cobran, las mujeres, no. Esto es lo que está ocurriendo en la compañía Aceites y Energía Santamaría S.L., una empresa aceitera del municipio de Lucena (Córdoba) que ha sido denunciada por CCOO por una presunta discriminación por género. Según cuenta el sindicato a este periódico, la denuncia ha sido interpuesta ya que la compañía ha pagado los atrasos a los trabajadores hombres pero no a las trabajadoras. ¿El motivo? La explicación que han ofrecido desde la empresa, tal y como apuntan desde el sindicato, es que el convenio “habla de trabajadores pero no de trabajadoras”.

CCOO califica de “surrealista” e “increíble” los motivos que han aducido desde la compañía aceitera. La cantidad que reclaman las trabajadoras hace referencia al montante devenido de la firma del convenio de industrias del aceite de la provincia de Córdoba. En total, las trabajadoras afectadas son tres mientras que los impagos corresponden a los seis últimos meses.

En diciembre de 2017 se firmó el nuevo convenio colectivo de industrias del aceite con una vigencia desde enero de 2015 a diciembre de 2019. A efectos económicos, las subidas salariales -cantidades que no han recibido las trabajadoras- comenzaban en 2017. Este incremento salarial de 1,5% sería cobrado con efecto retroactivo desde el 1 de enero de dicho año. De esta forma, dichos atrasos debían ser abonados en el mes siguiente a la publicación del convenio en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Sin embargo, mientras que los trabajadores hombres sí los han cobrado, las mujeres, no. La secretaria de Mujer de CCOO de Córdoba, Mar Ávalos, señala que esta situación “es un claro ejemplo de discriminación por razón de sexo“. Por ello ha lamentado que “a estas alturas todavía haya empresas y empresarios que crean que los hombres tienen más derechos que las mujeres por el mero hecho de ser hombres”.

Lo llamativo de este caso es que estos impagos no se deben, en cualquier caso, a “una cuestión económica” ya que “las mujeres son una minoría” en esta empresa. Por tanto, “es una cuestión de discriminación hacia las mujeres”.

Desde el sindicato aseguran que van “a intentar que se revierta” esta situación de discriminación y que la compañía pague a las trabajadoras los atrasos que les deben. Si esto no ocurriera, la organización sindical avisa que se “tomarán las medidas legales oportunas

Comparte este artículo: