El Estado ha recuperado unos 8.568 millones, el 14,5% de las ayudas a la banca

Comparte este artículo:

El Estado, a través del FROB, ha recuperado unos 5.911 millones hasta finales de 2017 de las ayudas a la banca, apenas el 10% de los más de 59.036 millones aportados a través de inyecciones de capital y garantías concedidas a los compradores.

Sin embargo, las ayudas definitivamente recuperadas ascienden a 8.568 millones, el 14,5% de lo entregado, porque hay que incluir los 2.657 millones procedentes de las ventas de acciones de Bankia y de los dividendos entregados a la matriz BFA, cuyo 100% del capital pertenece al Estado. Así, hay que sumar tres partidas de Bankia: los 1.304 millones obtenidos con la venta del 7,5% en enero de 2014, los 818,3 millones desinvertidos en diciembre de 2017 tras colocar el 7% y los 535 millones de los dividendos de los ejercicios 2014, 2015 y 2016.

Al Estado le quedan los 22.424 millones colocados en Bankia, entidad de la que posee el 60%. Así, en el hipotético caso de que recuperara todo, algo que nadie espera, los contribuyentes obtendrían 30.992 millones, el 52,3% de lo que pusieron. Por eso, la pérdida definitiva e irrecuperable ya está situada en 28.044 millones, pero será mayor, probablemente estará más cerca los 35.000 millones.

En la memoria del FROB de 2017, se destaca que el dinero retornado procede de intereses cobrados por las ayudas, 1.434 millones, pero también destacan 977 millones por la venta de Banca Cívica, 800 millones por CajaSur, 783 millones por Novacaixagalicia y 782 millones por CatalunyaCaixa.

Completan la partida del dinero recuperado por el FROB los 604 millones devueltos por Unicaja de las ayudas a Ceiss; 407 millones reintegrados por Ibercaja de los “cocos” de Caja3 y 124 millones devueltos por Liberbank.

CaixaBank, la más protegida

En el caso de las garantías, cuya factura suma ya 2.491 millones, destaca el seguro de garantía de créditos morosos (EPA), concedido a CaixaBank en la compra del Banco de Valencia, que es el que tiene mayor coste hasta el momento, 666 millones, seguido del otorgado principalmente a BBVA en la adquisición de Catalunya Banc, que asciende a 526 millones de euros.

No obstante, hay que tener en cuenta que en esta partida se incluyen también las ayudas a Blackstone por comprar una cartera de préstamos morosos de Catalunya Banc antes de su traspaso a BBVA, que solo en 2017 costó al Estado 37,5 millones.

A continuación, figuran las garantías de Ceiss, 430 millones, y las de Novacaixagalicia, de 382 millones, de las que se beneficia su comprador Abanca, del grupo venezolano Banesco, que solo en 2017 recibió 327 millones por este concepto.

Pero además, la última memoria del FROB recoge que en 2018 el coste de las garantías seguirá aumentando porque tiene previsto pagar 37 millones de euros más a CaixaBank por créditos deteriorados de Banco de Valencia, entidad que adquirió por un euro.

En cuanto a los Fondos de Resolución, los Fondos de Garantía de Depósitos europeos, el FROB ha recaudado en 2017 las contribuciones de 100 entidades de crédito y 40 empresas de servicios de inversión por un importe total de 677 millones, según el FROB. De esta forma, el Fondo Único de Resolución cuenta actualmente con un saldo de 17.400 millones, aportados por aproximadamente 3.500 entidades europeas, y de los que prácticamente 2.100 millones han sido aportados por entidades españolas.

En cuanto a las cuentas anuales del FROB de 2017, el activo asciende a 11.777 millones, un pasivo de 11.341 millones y un patrimonio neto de solo 436 millones, lo que no le permitirá seguir perdiendo dinero, salvo que reciba una nueva inyección del Estado. El año pasado el FROB perdió 950 millones tras actualizar a la baja el valor de su participación en la Sareb.

Comparte este artículo: