El 016 de atención a maltratadas, en peligro por la escasa financiación de Sanidad

Comparte este artículo:

El 016 nació en 2007 como un teléfono pionero de información y asesoramiento jurídico para las víctimas de violencia de género. Es responsabilidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y, desde su inicio hasta ahora, lo gestionaba la misma empresa: Qualytel Arvato. Desde la medianoche de este jueves cambia de adjudicataria en un clima de total incertidumbre y sin la garantía de que mantengan las condiciones actuales, según han relatado trabajadoras del servicio a este periódico. La nueva responsable es Atenzia, después de que Arvato reclamara más financiación porque “perdían dinero” con el 016, relata una trabajadora, y renunciara a continuar con el teléfono.

En los últimos concursos cada vez menos empresas han mostrado interés en el 016, que funciona 24 horas al día, 365 días al año y atiende una media de 200 llamadas de víctimas o familiares diarias, según los datos oficiales. Atenzia ha sido de hecho la única que se presentó al concurso en esta última convocatoria y resultó adjudicataria por 1.046.650 euros. La cantidad apenas ha variado en las tres últimas convocatorias. En 2016 fue de 1.050.000 euros, según establecen los documentos de adjudicación. Hace dos años optaron cinco empresas al contrato. En 2013, cuando optaron tres aspirantes, el contrato se adjudicó por una cantidad similar, 963.500 euros. El Ministerio de Sanidad ha declinado responder a este periódico.

No es el primer servicio que se resiente por la falta de fondos públicos del ministerio que dirige Dolors Montserrat, reprobada esta semana en el Congreso por su mala gestión del pacto de Estado contra la violencia de género pese a que el número de víctimas mortales ronda anualmente las 50 mujeres. En lo que va de año han sido asesinadas 12 mujeres por sus parejas o exparejas. El concurso para gestionar las pulseras de control de maltratadores quedó desierto porque Sanidad pretendía renovar todo el material, adquirido en 2009, casi con los mismos fondos que destinaba antes.

Este jueves, responsables de la nueva adjudicataria se reunieron con los de la anterior para comunicarles que no mantendrían las condiciones de las 23 empleadas del servicio, según ha adelantado eldiario.es. Se trata fundamentalmente de psicólogas, trabajadoras sociales y abogadas especializadas en violencia de género y con años de experiencia. La propuesta era no subrogarlas en las mismas condiciones ni económicas ni de antigüedad, pese a que el pliego de condiciones así lo establece. Según miembros de la plantilla, que piden anonimato por miedo a represalias, ni siquiera les comunicaron dónde deberán prestar el servicio a partir de ahora pese a que el relevo de empresas tendrá lugar en horas, ya que se fijó para el 1 de junio en una reunión previa en abril. De momento, según una de las empleadas, el servicio se prorroga hasta el próximo lunes en las instalaciones de Arvato.

Este periódico ha intentado recabar sin éxito la versión de Arvato. Un portavoz de Atenzia ha remitido una nota en la que indica que ambas empresas están en “proceso de traspaso\ que aún “no ha recibido por parte de la empresa saliente la documentación necesaria e imprescindible para la prestación del servicio”.

A la pregunta de si mantendrán las condiciones laborales de las trabajadoras, la nota remitida hace referencia a que se aplicará el convenio del sector del contact center. En concreto, el artículo 18, que no prevé la subrogación de la plantilla sino su incorporación “al proceso de selección para la formación de la nueva plantilla”. El pliego del contrato señalaba, sin embargo, que la adjudicataria debía asumir a las trabajadoras “en la forma y con las condiciones existentes en el momento de la adjudicación”. Esta condición obliga a la empresa adjudicataria pese a lo que diga el convenio, según fuentes expertas en derecho laboral consultadas por este periódico.

El 016 fue recientemente motivo de polémica porque Sanidad intentó incluir en el teléfono de atención a mujeres maltratadas el asesoramiento a hombres sobre conciliación, separación, divorcio, custodia de hijos o “resolución pacífica de conflictos”. Tras las críticas, eliminó esa propuesta del pliego de condiciones.

Comparte este artículo: