Algeciras se blinda para evitar una ‘vendetta’ entre narcos por el accidente mortal del niño

Comparte este artículo:

La colisión accidental que arrolló la vida de un pequeño en la playa de Getares en (Algeciras) corre el riesgo de convertirse en otro choque frontal, en este caso, entre narcos. O al menos eso es lo que la policía, encargada de la investigación del suceso, intenta evitar a toda costa con un refuerzo de la seguridad cualquier tipo de venganza entre los implicados en el suceso.

La medida policial se puso en marcha para asegurar la integridad de uno de los detenidos, Alejandro J. C. G., que fue puesto en libertad durante la tarde de este martes ya que su implicación en los hechos se limitó a impedir que el piloto de la lancha huyese. Una vez descartados que el accidente ocultase un ajuste de cuentas como motivación, la policía trabaja en persuadir a la familia del menor de tomar cualquier represalia. “La cosa está caliente y puede haber venganza”, confirmó un agente en la zona.

El fallecido era hijo de un miembro del clan de los Pantoja, una destacada banda de narcotraficantes que suele colaborar con Abdellah El Haj, conocido como el Messi del hachís. De hecho, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, reconoció que el progenitor tenía antecedentes policiales. Sí tenía antecedentes por tráfico de drogas el piloto de la lancha, Pedro M. B. F., aunque se desconoce su filiación a un clan concreto ya que “no es un elevado cargo en el narcotráfico”, como reconocieron fuentes judiciales.

Por su parte, la familia del menor fallecido emitió durante esta tarde un comunicado en el que pedía a los medios que “se supiese respetar” su duelo. “Tenemos el derecho a poder despedir en paz a nuestro pequeño. Rogamos aunque solo sea hoy que no nos mezclen en noticias falsas, que no manipulen un trágico accidente y que respeten a un padre que solo pide enterrar con honor a su hijo”, afirmaron en una nota divulgada a través del Ayuntamiento de La Línea.

En el marco de este refuerzo de seguridad, por la tarde se pudo contemplar diversas patrullas de policía local y nacional por las calles del centro de Algeciras. Mientras, en el interior del Ayuntamiento se celebró una junta de local de seguridad, a petición del alcalde José Ignacio Landaluce. En ella, participaron representantes municipales, del Gobierno central, la Junta de Andalucía y de las fuerzas de seguridad. “Hemos establecido unos protocolos de actuación y colaboración ya que estamos ante una sucesión de hechos en las últimas horas”, manifestó el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, al término del encuentro.

Sanz se refería tanto a la muerte del menor, como al ataque a nueve guardias civiles el pasado sábado y que ya suma siete detenidos y cinco investigados, cuatro de ellos vinculados también con antecedentes por narcotráfico. Pese a ambos actos delictivos, el delegado prefirió no dar pistas “a los malos” sobre los refuerzos de número de agentes o estrategias programados. Sí precisó que, pese a la imagen proyectada en estos últimos días, “Algeciras es una ciudad segura, de hecho, se ha reducido un 3,6% su tasa de criminalidad en los últimos cuatro meses”.

Durante la jornada de hoy se produjeron varios registros en la ciudad de La Línea, según confirmaron fuentes sindicales en la zona. En estos operativos, en los que participaron policías y guardias civiles, había en torno a un centenar de agentes venidos de otros puntos al Campo de Gibraltar. Igualmente, se hizo notar la presencia de un helicóptero policial. Sin embargo, desde el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) lamentaron que “ninguna” de sus reivindicaciones sobre la necesidad de personal y medios se haya cubierto aún.

Comparte este artículo: