Los precios del alquiler en toda España crecen ya 12 veces más que los salarios

Comparte este artículo:

Los expertos no terminan de ponerse de acuerdo sobre la existencia o no de una burbuja en el mercado del arrendamiento en España, pero hay una realidad que es incuestionable: el alquiler no es el futuro del sector inmobiliario, es el presente, y la subida de los precios en el residencial del país está lejos, muy lejos, del incremento que registran los salarios nacionales. En concreto, el aumento del coste para alquilar una vivienda multiplica por más de 12 el alza del sueldo medio de los trabajadores.

Ésta es al menos la conclusión tras comparar el último análisis del mercado distribuido ayer por Fotocasa con la Encuesta de coste laboral que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) cada trimestre.

 

El sueldo medio de los españoles a cierre de 2017 se situó en 2.020,14 euros, frente a los 2.010,73 euros del año anterior. De acuerdo con los datos del portal inmobiliario, el precio de la vivienda en alquiler en España subió en abril un 6,2% respecto al mismo mes de 2017, un porcentaje 12,4 veces superior a la subida del 0,5% que se produjo en los salarios durante el ejercicio pasado. Si se toma como referencia la subida del alquiler residencial al cierre de 2017 -8,9%-, la diferencia entre lo que pagaba de media una persona por arrendar una casa y lo que cobraba por su trabajo se multiplica casi por 18 (17,8).

La recuperación de la economía y la escasez de stock disponible son dos de los factores que más están influyendo en la tensión al alza de los precios. Si bien la oferta de casas en alquiler es cada vez mayor, todavía resulta insuficiente para cubrir la ingente demanda de viviendas por parte de los inquilinos. Así, las rentas residenciales en España acumulan ya 38 meses consecutivos de subidas aunque, como apunta Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa, el encarecimiento ahora se está produciendo “a un ritmo más suave que hace un año” y no se produce por igual en todas las comunidades.

Volviendo a los datos recopilados por Fotocasa, Madrid fue la región que registró en abril un incremento interanual más acusado, hasta el 9,6%, seguida por la Comunidad Valenciana (9,5%), Canarias (8,1%) y Castilla-La Mancha (5,9%). Por el contrario, Extremadura (0,4%), Castilla y León (0,6%) y la Región de Murcia (0,8%) se anotaron los menores incrementos, y sólo dos comunidades, País Vasco (-2,7%) y Navarra (-4,2%) vieron retroceder en abril el coste de alquilar una residencia respecto al mismo mes de 2017.

Ahora bien, tener los mayores incrementos no significa tener los precios más altos. De hecho, el ránking de autonomías más caras para el alquiler está liderado por Cataluña, donde se pagan al mes 12,47 euros por metro cuadrado en una vivienda de segunda mano; le sigue Madrid (12,45 euros), Baleares (10,59 euros) y el País Vasco (10,31 euros).

Pero hay más. La Ciudad Condal es la urbe con los precios de alquiler mensual más elevados (16,11 euros por metro cuadrado), seguida de Calvià, en Baleares (15,20 euros) y Madrid (14,22 euros), y de los 15 municipios más caros, nueve pertenecen a la provincia de Barcelona.

Aunque el estudio de Fotocasa no entra a valorar el impacto del alquiler turístico en las grandes ciudades, actualmente éste es uno de los factores que está marcando la reorganización de las principales urbes españolas. La masiva llegada de visitantes a los pisos ubicados en las zonas más céntricas y atractivas, está provocando la subida de los alquileres en estos puntos y la huida de los inquilinos tradicionales hacia áreas más alejadas. Su traslado, al mismo tiempo, presiona al alza el mercado del alquiler de zonas más periféricas y el resultado en ciudades como Madrid es que, de los 21 distritos analizados por el portal inmobiliario, 18 arrojaron incrementos en el precio del alquiler del mes de abril. En Barcelona se observa el mismo comportamiento en siete de los 10 distritos objeto de estudio.

Comparte este artículo: