Los trabajadores españoles serán los únicos de la UE que perderán poder adquisitivo este año

Comparte este artículo:
Bruselas es optimista respecto al crecimiento de la economía española y ha elevado en tres décimas su estimación para 2018 hasta el 2,9%, dos décimas más de lo previsto por el Gobierno. Sin embargo, en las previsiones de primavera que acaba de publicar el ejecutivo comunitario hay varios indicadores que demuestran que la recuperación económica no está llegando todavía al ciudadano de a pie.

Uno de los datos que mejor refleja esta descompensación es el referente a la evolución de lo salarios. Pese a que la Comisión Europea prevé que avancen un 1,1% este año y un 1,6% en 2019, al ajustarlos a la inflación la cosa cambia y mucho. Así, el pronóstico de Bruselas es que este año el salario real retroceda un 0,4% tras caer un 1,6% en 2017. El próximo ejercicio se recuperarán ligeramente, un 0,2%, por primera vez desde 2015, año en el que avanzaron un 1,7% tras caer un 0,1% en 2014.

España se quedará muy por debajo de la media europea, que se sitúa en el 1,2% este año y en el 0,7% en 2019. Además, será el único socio de la UE donde los trabajadores pierdan poder adquisitivo este año.

Una de las explicaciones que los organismos internacionales dan a la moderación salarial en España en los últimos años es que el empleo que se está creando tras la crisis pertenece a sectores con poca productividad y que los nuevos contratos incluyen peores salarios. En este sentido, la Comisión Europea estima que la productividad no mejorará en los próximos ejercicios, apenas un 0,2% este año y un 0,1% el que viene, muy por debajo del 1,2% de media europea para los dos años.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido en varios de sus informes sobre España ante la baja productividad y los bajos salarios haciendo notar que casi la mitad de los nuevos empleos en nuestros país son temporales.

Comparte este artículo: