El ‘policía de barrio’ en San Pedro Regalado denuncia al presidente de la asociación vecinal por pegar un cartel de la paella de fiestas

Cartel anunciando la paella en San Pedro Regalado que la Policía Municipal impide poner en el barrio.
Comparte este artículo:

El agente de la Policía Municipal de Valladolid destinado como ‘policía de barrio’ en San Pedro Regalado (número 8825) no parece tener demasiada empatía con el vecindario al que se supone debe proteger. Al menos eso es lo que puede deducirse del último incidente protagonizado por el agente con el presidente de la Asociación de Vecinal del barrio que está a punto de celebrar sus fiestas en honor al patrón.

El pasado sábado por la mañana Jesús Blanco, que lleva tres años al frente de la asociación, fue denunciado por el Policía Municipal en aplicación de la Ley Mordaza (no la nueva Ordenanza Municipal) por pegar un cartel anunciando la celebración de una paellada popular con motivo de las fiestas del barrio.

“Estaba pegando los carteles de esta actividad ‘subversiva’ que es hacer barrio compartiendo una paella con 200 vecinos. El policía me vio y no dijo nada. Luego varios vecinos me avisaron de que él mismo se estaba encargando de quitar los carteles que acabábamos de poner -siempre en las paredes de ladrillo con cinta de carrocero- y le pedí explicaciones. No le hizo falta ni pedirme el DNI, yo mismo se lo di antes de indicarle que era yo el que ponía los carteles y que podía denunciarme, pero no quitar los carteles, que eso, en todo caso, debería ser competencia de los trabajadores del servicio de limpieza… En ese momento se bajó del coche y quitó otro cartel delante de mis narices. Al final me denunció y me acabó diciendo que si seguía la próxima sería por desobediencia”, explica Blanco, indicando que la denuncia del Policía Municipal que puede conllevar una multa de hasta 600 euros, “es en aplicación de la Ley Mordaza”.

Según el denunciado, en la denuncia se ha hecho constar una calle y una hora distintas a las que en realidad sucedieron los hechos.

Esta actuación policial, que no es nueva, según los vecinos, se ha producido pocos días después de que en la Asamblea Vecinal a la que asistió el alcalde y el equipo de Gobierno escucharan las quejas que le trasladó en nombre de los vecinos el propio Blanco referidas al agente 8825, que patrulla en San Pedro Regalado como ‘policía de barrio’.

Asamblea de Barrio celebrada el pasdo 24 de abril en San Pedro Regalado a la que asistió casi todo el equipo de gobierno municipal.
Asamblea de Barrio celebrada el pasado 24 de abril en San Pedro Regalado a la que asistió casi todo el equipo de gobierno municipal.

“Nos gustaría que la policía de barrio que tenemos fuera más cercana a la vecindad, que fuese más consciente de la realidad social de esta barrio. El policía que tenemos es un … hombre de acción”, suavizó Blanco ante el alcalde y los concejales. “No nos gusta que este policía tenga una actitud chulesca hacia la asociación. Las pocas veces que se ha dirigido a nosotros es para amenazarnos con multas por pegar carteles. Si tiene que multar que multe, pero vamos a seguir poniendo carteles para informar a los vecinos”, acabó diciendo Blanco.

La Asociación Vecinal San Pedro Regalado-Los Viveros ya ha comenzado a difundir un mensaje de cara a la cita cuya difusión parece que trata de impedir la policía local: “Vecinos, ayer por la mañana el presidente de la Asociación fue denunciado por el policía de barrio por poner carteles de la paella. El mismo policía del que días antes habíamos transmitido quejas en la Asamblea Vecinal. Animaros todos a participar en la paella, que sea una paella de solidaridad y rechazo a estas actitudes. Lo que mas le molesta es un barrio unido y feliz… A comprar tickets de paellas… celebremos que somos barrio”.

Este incidente policial no es el único que se ha registrado en la ciudad en los últimos meses a cuenta de las pegadas de carteles. Con motivo de la convocatoria de la huelga general feminista del pasado 8 de marzo, varias intervenciones de la Policía Municipal identificando y trasladando a comisaría a activistas que pegaban carteles de la convocatoria, propiciaron la intervención del alcalde, Óscar Puente, anunciando públicamente que se trasladaría a la Policía Municipal una instrucción sobre cómo interpretar, de acuerdo a la jurisprudencia del TSJ, la Ordenanza Municipal sobre las pegadas de carteles.

Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid, ha anunciado que solicitará en la Comisión de Movilidad y Seguridad del próximo miércoles, un informe jurídico a la Secretaría General del Consistorio para “conocer la legalidad de la instrucción firmada por el Concejal socialista responsable del Área” para “regular la pegada de carteles sin autorización en la ciudad”.

Comparte este artículo: