Baño de apoyo y solidaridad para arropar a Jorge y Pablo

Comparte este artículo:

Logroño. Pase lo que pase, Jorge y Pablo nunca estarán solos. Así se dijo de palabra y así quedó demostrado con hechos. Una multitudinaria manifestación recorrió ayer el centro de Logroño para reclamar la absolución de los dos sindicalistas de la CNT en vísperas del juicio del catalogado como ‘no caso’ del 14N por la plataforma Stop Represión.

Fue un baño. De agua -la lluvia no paró de caer en ningún momento-, y de apoyo y solidaridad -la organización cifró la asistencia en unas 3.000 personas-. Un baño en el que Jorge Merino y Pablo Alberdi se sintieron más arropados que nunca. Los paraguas y las siglas y banderas de la CNT, junto a pancartas con todo tipo de alusiones al proceso, inundaron desde la glorieta del Doctor Zubía a la calle Portales pasando por Bretón de los Herreros y terminando en la concha de El Espolón.

Hubo logroñeses, riojanos y, también, gentes venidas de otras partes; muchos de ellos compañeros de sindicato de ambos, llegados desde Bilbao, Valladolid, Burgos, Madrid, Zaragoza, Teruel, Huesca, Santander, Cataluña, Valencia «e incluso Córdoba».

Galería. Sonia Tercero

«Les han robado cinco años de sus vidas y, pese a las pruebas de que son víctimas de un montaje policial por defender los derechos de todos los trabajadores y trabajadoras, pueden ser más…», se dijo en uno de los discursos que precedieron a las palabras de Jorge y Pablo, visiblemente emocionados durante toda la tarde.

La marcha, encabezada con una pancarta con el lema ‘No hay caso. Pablo y Jorge absolución’, contó con representantes políticos de PSOE, Cambia Logroño, Podemos o IU, que también quisieron mostrar su apoyo a los encausados. La marea -«ojalá sea la última por nosotros», llegó a decir Pablo deseando que todo acabe cuanto antes- no paró de corear en todo momento lemas como ‘Basta ya de montaje policial’, ‘Alberto Bretón, dimisión’, ‘Si tocan a uno, tocan a todos’, ‘Contra su represión, nuestra resistencia’, ‘La fuerza del obrero, la solidaridad’…. y, por encima de todos, ‘Jorge y Pablo, absolución’.

«Aunque llueva o truene la solidaridad no para», expresaba Jorge de cara a un juicio en el que confió en la «imparcialidad» de la jueza. Pablo, por su parte, calificaba la jornada de «histórica» y reconocía la labor desarrollada por Stop Represión. El resto exigían ‘justicia’ «tras cinco años de acoso, criminalización e ilegalidad». Y decían seguir vigilantes. La sentencia judicial tras el juicio, no en vano, la prevén «para después del próximo verano».

Comparte este artículo: