La exdirectora de Medios de González desvela cómo se pagaba en B a través del Canal de Isabel II

Ignacio González
Ignacio González
Comparte este artículo:
Isabel Gallego, en 2012 con Ignacio González.
Isabel Gallego, en 2012 con Ignacio González. LUIS SEVILANO

Isabel Gallego, exdirectora general de Medios de Comunicación de la Comunidad de Madrid e imputada en la trama Púnica, declaró ayer ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que los exconsejeros de la Comunidad de Madrid Borja Sarasola y Salvador Victoria fueron quienes acordaron con la empresa EICO del experto informático Alejandro de Pedro los trabajos y los métodos de pago para mejorar la reputación online de Esperanza Aguirre e Ignacio González, según ha podido saber EL PAÍS. Aún así, Gallego cree que la empresa de De Pedro “no hizo ni un solo trabajo para Esperanza Aguirre, porque la actividad comienza precisamente tras su dimisión”. O al menos, a ella, no le trasladaron informe alguno referido a Aguirre, más que un resumen de repercusión en redes tras su dimisión.

Los abonos se habrían realizado usando contratos de publicidad del Canal de Isabel II. El juez Manuel García Castellón investiga si se manipularon e inflaron contratos del Canal con el objetivo de liberar dinero para la caja b del PP de Madrid. Entre las acciones de las que se encargó esta empresa se encuentran trabajos para minimizar los efectos de críticas por casos como el ático de González o posicionar al entonces presidente de la Comunidad en noticias como Eurovegas o bajadas de impuestos.

En ese momento, Sarasola era viceconsejero de Presidencia y número tres del PP de Madrid. Cuando es nombrado consejero con González se aparta de la gestión de estos pagos, relató Gallego. Es entonces cuando finaliza el contrato de publicidad con el Canal de Isabel II y comienzan los problemas de la empresa de informática para cobrar los trabajos que está realizando para mejorar la imagen de González en Internet. De Pedro llama a Gallego en 2013 para comunicarle que le deben 40.000 euros. Dice que “ha terminado el contrato y no cobra”. Además, revela a Gallego que “hacia trabajos para una agencia de publicidad que trabajaba para el Canal”. Ante la insistencia del informático, la exdirectora de Medios se pone en contacto con Sarasola, que “le viene a decir” que él no tiene ya nada que ver con esas cuestiones porque es consejero de Medio Ambiente y que llame a Salvador Victoria, consejero de Presidencia y presidente del Canal en ese momento. “Hay que señalar que la relación entre ambos era muy tensa”, desveló Gallego. Finalmente, se pone en contacto con él y Victoria la responde que “se va a enterar de lo que pasa”.

Mientras tanto, De Pedro continúa quejándose de la falta de pago. La presión es tal que Gallego le dice a Victoria que arreglan esto o que deje de trabajar, porque ella no tiene capacidad para gestionarlo, ni ha negociado precio ni forma de pago. Según la declaración de Gallego, es en ese momento cuando Victoria decide que “mientras lo resuelve le abone las facturas desde la Dirección General de Medios de Comunicación. “No es un contrato, sino el pago de gastos menores” que se pagará mes a mes y una solución “en principio provisional”, porque iban a sacar otro concurso importante de publicidad en el Canal, añadió ayer Gallego. De esa forma, se le abonan desde su Dirección General 21.000 euros del año 2012, facturas mensuales de 1.800 euros del año 2013 y cuatro más en 2014 (7.200 euros) y se le dejan a deber seis recibos más.

Victoria se compromete a pagarle a través del Canal, siempre según Gallego, y a hablar con la Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM) para ver si Indra le puede dar trabajo. La exdirectora de Medios no sabe si Sarasola también utilizaba a Indra de la misma forma.

En 2014, De Pedro sigue sin cobrar la deuda. Es en esas fechas cuando el experto en informática reclama una deuda de 100.000 euros, que Gallego asegura que no generó “en absoluto” su departamento. Al no poder abonar a De Pedro a través del Canal, como se venía haciendo, Victoria establece pagos paralelos utilizando a Indra, mientras busca otra solución usando a otros adjudicatarios del Canal.

Gallego se desvinculó en su declaración del cobro del 1% de las obras destinado a su promoción, porque el mecanismo dependía de las propias consejerías y no de la Dirección General de Medios. “Es un sistema que impulsó Manuel Lamela, consejero de Sanidad de 2002 a 2007 y de Transportes de 2007 a 2008. Iniciativa que fue copiada por otras consejerías, aunque “no había una norma que la regulara”. Hubo consejerías como la de Antonio Beteta o Juan José Güemes que, indica Gallego, se negaron a aplicarla.

También se dijo a las alcaldes en una reunión en la sede del PP en Génova, que presidió el exconsejero Francisco Granados y a la que asistió la exconsejera Lucía Figar, en la que les comunicaron que “tenían que colaborar” después contratando los servicios de De Pedro. Esto, dice Gallego, provocó el rechazo de algunos, aunque no públicamente, porque no tenían dinero.

Comparte este artículo: