Eduardo entra en su cuarto dia de huelga de hambre y Caixa sigue sin darse por enterada

Comparte este artículo:

Ahora ya estoy desesperado porque no sé qué más puedo hacer, por eso he decidido iniciar una huelga de hambre y estaré todos los días en la puerta de la oficina de LA CAIXA haciendo ruido y manifestándome para que se conozca mi situación.

Mi nombre es Eduardo. Estoy jubilado por enfermedad. Hace años, con toda la ilusión, pusimos en marcha un negocio familiar y montamos un restaurante en dos locales que compramos con una hipoteca de LA CAIXA. Desde ese mismo momento empezaron a estafarme pues me obligaron a poner como garantía mi piso que es el hogar de mi mujer y de mis hijos. Se suponía que esa garantía se quitaba al mes siguiente una vez solucionado un problema con la licencia del local. Pero cuando llegó el momento no quisieron quitar ese aval. Además me hicieron firmar obligatoriamente con ellos un seguro de vida a un precio desorbitado y me aplicaron cláusulas suelo e intereses abusivos. Todas esas cuestiones se han demostrado ilegales con el tiempo y por sucesivas sentencias judiciales de los tribunales europeos que, lamentablemente, en España no se quieren aplicar porque les sale más barato pagar la multa que les impone Europa por incumplir sus sentencias.

Cuando hace 9 años el negocio fracasó empezaron los problemas. Negocié con ellos que se quedaran los locales como pago de la hipoteca pero me dijeron que no aceptaban y que se quedarían también con mi casa. Los intereses fueron subiendo y los tribunales les han dado la razón porque consideran que van contra una “empresa”. No han tenido en cuenta que el negocio se puso en marcha como una empresa de economía social, como una opción de autoempleo con la que pretendíamos ganarnos la vida con nuestro trabajo y con nuestro esfuerzo. Nunca he dejado de pagar mis deudas hasta que las condiciones abusivas de LA CAIXA me obligaron a elegir entre pagar o cuidar de mi familia. Durante ¡!NUEVE AÑOS!! les he estado rogando que nos sentáramos a negociar pero nunca hemos llegado a un acuerdo porque los bancos (a los que hemos rescatado entre todos) no tienen humanidad, sólo son máquinas de hacer dinero y sólo les importa eso… ¿Qué más da si otra familia se queda sin casa y sin un techo bajo el que vivir?. El director general de CAIXABANK, Juan Antonio Alcaraz, dijo hace poco que “Los desahucios son una leyenda urbana”… pero a mi me van a desahuciar de mi casa y me veo atado de pies y manos para defenderme contra esa INJUSTICIA. Además siempre se han jactado de que NUNCA irían contra los avalistas y, a pesar de que me obligaron a poner mi casa como aval, ahora me van a desahuciar.

Ahora ya estoy desesperado porque no sé qué más puedo hacer, por eso he decidido iniciar una huelga de hambre y estaré todos los días en la puerta de la oficina de LA CAIXA haciendo ruido y manifestándome para que se conozca mi situación.

Te preguntarás qué quiero de ti. Por supuesto no pido dinero, ni que secundes mi huelga de hambre, pero te agradecería mucho que le des difusión a este documento a través de las redes sociales y que lo comentes con tus familiares y amigos. Lo único que pretendo es que LA CAIXA rectifique y no nos DESHAUCIEN de nuestra casa. Por favor ayúdame a que todo el mundo conozca la INJUSTICIA que se está cometiendo conmigo y con mi familia

¡¡¡Gracias por tu ayuda!!!

Comparte este artículo: