Puigdemont comparece ante el juez tras pasar la noche en prisión

Carles Puigdemont
Carles Puigdemont
Comparte este artículo:

Carles Puigdemont , tras pasar la noche en la prisión de Neumünster, comparece este lunes ante el Tribunal Administrativo de Schleswig-Holstein, en el land alemán donde fue detenido este domingo tras cruzar la frontera de Dinamarca y así se iniciará el proceso de extradición solicitado por España. Tal y como comentó su abogado belga Paul Bekaert a TV3 este domingo, el juez en 48 horas deberá decidir si lo deja libre con medidas cautelares -como pasó en Bruselas en noviembre del año pasado- o lo mantiene en prisión preventiva mientras se resuelve la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) que reactivó el magistrado Pablo Llarena el viernes pasado contra él y los demás.

La vista será antes de la media noche. Las autoridades judiciales están esperando a que llegue la defensa de Puigdemont, que desde este domingo se reunió en Bélgica. En la comparecencia de Puigdemont ante el juez , además de decidir sobre cautelares, se comprobará la identidad del president cesado, entre otras formalidades, según un comunicado de la Fiscalía general del land, a la que corresponderá estudiar y decidir sobre la euroorden cursada por el Tribunal Supremo.

Por ahora Puigdemont se encuentra bajo “custodia policial” y podría pasar a estar detenido y encarcelado, por lo que en ese caso quedaría encerrado en una prisión a la espera de que se decida sobre la petición de extradición, una decisión que es competencia exclusiva de la Fiscalía General de Schleswig, según el mismo comunicado. La decisión sobre la orden europea de detención compete a la justicia del estado en que fue detenido y no a la Fiscalía Federal, con sede en Karlsruhe.

La Fiscalía del land en el que fue detenido Puigdemont decidirá sobre la euroorden

Su abogado catalán, Jaume Alonso-Cuevillas, comentó este domingo que el proceso era el mismo que en Bélgica al quedar todo regulado en el mismo marco europeo y desveló que la estrategia de defensa sería señalar que en España no tendrá un juicio justo porque se ha demostrado que las garantías procesales no se han respetado en la causa catalana que instruía Llarena, aunque sobre el papel “el sistema judicial español se considere garantista”. Así se expresó Alonso-Cuevillas en RAC1, donde destacó que todo el mundo da por hecho que la extradición es inevitable y a su juicio no es así.

En Alemania el delito de rebelión no existe, pero lo más parecido sería la alta traición, que se pena con un mínimo de diez años y una pena máxima de cadena perpetua -25 años-. El delito requiere del uso de la fuerza o amenazar con el uso de la fuerza, como en otros países europeos. Cuevillas advertía que más allá de la cuestión de sí el delito es homologable, está el hecho de las garantías democráticas y si los hechos relatados por Llarena se corresponden con lo que castiga la justicia alemana. Un vicepresidente del Bundestag, Wolfgang Kubicki, descartó una extradición de Puigdemont por el delito de rebelión. El parlamentario liberal, que es jurista, aseguró que en Alemania ese delito no existía en declaraciones a medios regionales del grupo RedaktionsNetzwerk Deutschland.

El abogado de Puigdemont revela que defenderán la falta de garantías de un juicio justo en España

El diario alemán Kieler Nachrichten informó de que Puigdemont se planteaba pedir asilo político en Alemania, pero su abogado no confirmó ese extremo porque no había podido hablar con él. No obstante, el diario germánico apuntaba que era muy complicado que se lo concedieran. Alonso-Cuevillas se desplazó a Bruselas este domingo por la tarde y este lunes viaja a Hamburgo, para colaborar con la estrategia defensiva.

El abogado de Toni Comín y Merixell Serret, Gonzalo Boye, también reveló en RAC1 que cuando Puigdemont y los consellers se fueron a Bélgica contemplaron otros países donde podían asentarse para internacionalizar la causa catalana con garantías. Uno de ellos era Alemania. En ese sentido, el diputado de Junts per Catalunya y miembro de la Mesa del Parlament Josep Costa afirmó que tenían claro que en Alemania tendrían la misma protección legal que en Bélgica y apuntó que tenían los mejores abogados expertos en derechos humanos y extradiciones.

El abogado de Comín y Serret consideraba Alemania un país seguro para Puigdemont y un vicepresidente del Bundestag niega que se pueda extraditar a Puigdemont por rebelión

El exconseller de Cultura Lluís Puig, por su parte, argumentó que cuatro países de Europa “no pueden extraditar por causas políticas”, en alusión al hecho de que se han enviado ordenes de detención a Alemania, Bélgica, Gran Bretaña y Suiza -que no forma parte de la Unión Europea y ya ha mostrado sus reticencias a extraditar a los políticos catalanes-. Él, que está en Bruselas, es uno de los afectados. Los demás exconsellers, por su parte, se han puesto a disposición de las autoridades belgas y escocesa, en el caso de Clara Ponsatí.

El procedimiento para el análisis y eventual ejecución de la euroorden por parte de la Fiscalía alemana suele demorarse una media de entre quince y 45 días, pero el límite máximo está en los mencionados 60 días. Si todo fuera ágil y Puigdemont aceptara la extradición, el proceso duraría unos diez días, un escenario que no se prevé.

La ministra alemana de Justicia, la socialdemócrata Katharina Barley, afirmó que los pasos a seguir respecto a la euroorden competen al ámbito “estrictamente judicial”. “Con las euroordenes se sigue un proceso judicial muy claramente reglamentado y es el que se pone en marcha ahora”, indicó en declaraciones a la televisión pública alemana, ARD.

El PDeCAT, partido al que pertenece Puigdemont pese a la tensión de las últimas semanas, enviará en las próximas horas una delegación a Alemania, formada por la presidenta del consell nacional del partido, Mercè Conesa, y el responsable de coordinación institucional, Marc Castells, para “coordinar” sus decisiones con el “equipo jurídico” de Carles Puigdemont.

El proceso de extradición puede durar un máximo de 60 días

El magistrado Pablo Llarena reactivó este viernes la euroorden de detención contra Carles Puigdemont y los consellers cesados que siguen en el extranjero tras dictar el auto de procesamiento en la causa del procés y después de haber mandado a prisión sin fianza a los diputados Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Carme Forcadell y Dolors Bassa, que habían renunciado la noche antes a su escaño.

Ya se barajaba que fuera así y según explicó el diputado finlandés Mikko Kärnä, que invitó a Puigdemont a Finlandia tras su paso por Suiza, al mediodía el líder de Junts per Catalunya contempló dos opciones: quedarse en Finlandía y entregarse -había impartido una conferencia en la universidad- o bien volver a Bélgica. Optó por lo segundo.

El país finlandés confirmó el sábado por la mañana que buscaba a Puigdemont, aunque no lo hiciera de forma urgente y por la tarde el Kärnä desveló que había salido del país, que había partido el viernes por la tarde y que la última vez que estuvo con él fue al medio día.

La detención fue posible gracias a la colaboración del CNI, la Policía Nacional y la policía alemana

El recorrido que pretendía hacer Puigdemont en su periplo entre Helsinki (Finlandia) y Waterloo (Bélgica)
El recorrido que pretendía hacer Puigdemont en su periplo entre Helsinki (Finlandia) y Waterloo (Bélgica) (Google Maps)

Este domingo por la mañana, pasadas las once de la mañana el president cesado fue detenido al entrar a Alemania, en una estación de servicio de la autopista A7 a la altura del municipio de Schuby, cuando volvía a Waterloo, donde tiene fijada su residencia y donde según el político finlandés y su abogado pensaba colaborar con las autoridades.

El president cesado fue llevado a Jagel, a unos 40 kilómetros de la capital regional, Kiel, a una comisaría y las otras cuatro personas que le acompañaban fueron puestas en libertad. Según ha desvelado Jaume Alonso-Cuevillas, su abogado, el trato fue correcto y el abogado belga Paul Bekaert explicó que había hablado con Puigdemont y estaba “tranquilo”. Posteriormente fue trasladado a la prisión de Neumünster, donde pasó la noche. Según su abogado, el traslado se debió a que apenas tenía espacio en la comisaría a la que fue llevado en un primer momento.

Al parecer, según informó el semanal Focus y según confirmaron fuentes policiales y hasta el coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, la policía española y el CNI colaboraron con la policía alemana, a la que avisaron para que Puigdemont fuera detenido al entrar al país germano desde Dinamarca.

La Fiscalía española, por su parte, en un comunicado afirmó que estaba realizando “intensas gestiones” con el ministerio público alemán para hacerles llegar la documentación y facilitar que fuera efectiva la euroorden.

En las próximas horas se conocerán más detalles sobre el proceso de extradición y si el president cesado queda encarcelado, como los líderes del procés que se han presentado ante la justicia española, o si como sucedió en Bélgica, queda en libertad con medidas cautelares.

Comparte este artículo: