Un año buscando radiólogos para el Hospital de Almansa

Comparte este artículo:

Si hace meses la plantilla de radiología estaba configurada por tres especialistas en esta materia, hoy solo una de ellos trabaja físicamente en este hospital

La historia de este hospital ha estado marcada, a lo largo de la legislatura en la que gobernaba Cospedal, por la amenaza de su privatización

 

El déficit de radiólogos en el hospital de Almansa (Albacete) viene desde hace meses y es sobradamente conocido para los vecinos de la localidad. Tanto es así que hace apenas unos días el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, hacía un llamamiento a todos los especialistas en esta materia que quisieran trabajar en este hospital asegurando: “Estamos en condiciones de contratarlo mañana”.

La realidad es evidente. Si hace apenas un año la plantilla de radiología estaba configurada por tres especialistas en esta materia, a día de hoy, solo una de ellos trabaja físicamente en este hospital. En cuestión de pocas semanas la plantilla se desestabilizó por diferentes motivos que iban desde una baja por maternidad, hasta dos comisiones de servicio. “Nos vimos en una situación de tener que contar con apoyo externo”, cuenta Antonio Sánchez, gerente del Hospital de Almansa.

La solución acordada por los cuatro gerentes de los hospitales de la provincia fue “que los otros tres hospitales nos prestaban un radiólogo diario” a lo que se suma el apoyo de la Clínica Rosario, de la capital, desde donde un ecografista se traslada una vez por semana para hacer las ecografías.

Así han estado funcionando hasta ahora, cuando que la radióloga que estaba de baja por maternidad ha vuelto a su puesto de trabajo. Ahora los radiólogos que llegaban de Albacete, Hellín y Villarrobledo ya no lo hacen, aunque sí se mantiene el acuerdo con la Clínica Rosario.  Sea como fuere, tal y como explica el gerente del Hospital, desde el minuto uno están buscando radiólogos para suplir las dos vacantes que quedaron con los traslados de los dos anteriores.  El motivo de que sea tan difícil cubrir estas vacantes es que  la de Radiología “es una especialidad en la que hay más oferta que profesionales”, explica Sánchez.

La situación se ha visto agravada por malas  decisiones políticas tomadas y ejecutadas en la pasada legislatura cuando se limitó la oferta de plazas para especialistas. “En Castilla-La Mancha se redujeron en un 65% las plazas para formación y esta decisión tiene su efecto ahora”, continúa el gerente del Hospital de Almansa. Y es que las decisiones de hace un lustro tienen sus consecuencias años después porque formar a un especialista en áreas médicas concretas lleva cinco años. “Hasta el año pasado en Albacete se formaban cada año a dos radiólogos, dos residentes por año”, dice Sánchez. Tras la decisión del Ejecutivo de Cospedal, desde el año pasado sale uno.  Ahora, pese a que el actual Gobierno regional ha vuelto a ampliar las plazas de residencia, habrá que esperar cinco años para ver el resultado.

“Pescando” en el Levante

La situación física en el mapa de Castilla-La Mancha hace que tenga que competir con regiones como Madrid, Comunidad Valenciana o Andalucía a la hora de atraer a facultativos médicos y mantenerlos. De ahí la importancia de “formarlos en casa”, insiste Sánchez.

Con este hándicap no tiene pinta que la carestía de radiólogos en el hospital de Almansa vaya a solucionarse a corto plazo, según su propio gerente. Pese a ello siguen en su búsqueda de nuevos profesionales, búsqueda que iniciaron hace un año. ¿Dónde? “Vamos a pescar, entre comillas, al Levante”, asegura Antonio Sánchez. Las comunidades como Murcia con la Valenciana se han convertido en el lugar donde poder conseguir radiólogos y ya, desde hace semanas están en contacto con los residentes que, a poco más de dos meses, están por acabar especialidad en el Hospital Doctor Peset de Valencia, entre otros.

La atención está garantizada

“Hay que separar el no tener radiólogos en plantilla con no tener radiología”, ha insistido durante la entrevista varias veces Antonio Sánchez. Y es que las nuevas tecnologías han hecho que no haga falta que el radiólogo especialista esté in situ en el momento de realizar la prueba. Es decir, con la presencia del técnico, que es quien desarrolla las pruebas, el papel del radiólogo llega después, con el diagnóstico. El único caso en el que es imprescindible la presencia del especialista es en las ecografías. Por ello se puso en marcha el convenio con la Clínica Rosario de la capital.  Además el gerente del Hospital de Almansa asegura que ninguna de las pruebas que pueden hacerse en este hospital ha sido derivada a otros hospitales a lo largo de este año.

La historia del Hospital de Almansa ha estado marcada, a lo largo de la legislatura en la que gobernaba Cospedal por la amenaza de su privatización. Este, junto al de Villarrobledo, fueron los dos hospitales de la provincia que estaban en ese punto de mira del Ejecutivo Autonómico del PP para pasar a manos privadas. Finalmente esto nunca sucedió pero sí sufrió los recortes en sanidad que dejaron, entre otras cosas, una planta cerrada.

Hoy en día sigue así. De hecho el alcalde de la ciudad de Almansa, el ‘popular’ Paco Núñez, advertía hace unos días que tres años después “la planta del Hospital Comarcal de Almansa sigue cerrada, y el Gobierno de Page y Podemos dicen que no la abren porque no hace falta; es decir, hoy se ha demostrado que aquella decisión se tomó por la mejora del Hospital, por salvar al centro de la crisis; así que hoy, Page y Podemos no abren la planta, demostrando con ello la falta de coherencia política en su discurso”.

El motivo de que esa planta esté cerrada, según Sánchez, es que a día de hoy no se requiere: “En estos momentos no es necesaria”. Y es que, tal y como asegura el gerente del Hospital  la mayor parte de las intervenciones quirúrgicas que se hacen en este hospital son ambulatorias, con lo que no requieren de hospitalización, y por lo tanto, “tenemos una disponibilidad de camas muy alta”. Eso no quiere decir, según insiste Antonio Sánchez, que cuando se necesita de espacio no se cuente con la planta habitualmente cerrada. Un ejemplo fue la nevada en Almansa del pasado 19 de enero de 2017, cuando tanto personal como pacientes se quedaron “atrapados” dentro del hospital por culpa de la nieve. Para esa contingencia, tal y como cuenta, la planta se puso a disposición de todos los afectados.

Comparte este artículo: