Un empresario confiesa que el PP le adjudicaba contratos públicos porque era “amigo”

Comparte este artículo:

José Luis Huerta Valbuena, gerente de la empresa de organización de eventos Waiter Music, ha continuado este miércoles detallando ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, las supuestas irregularidades en las adjudicaciones que recibía de las Administraciones gobernadas por el PP de Madrid en la etapa de Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad de Madrid. Huerta ha admitido que recibía numerosos contratos públicos para organizar todo tipo de festejos en ayuntamientos madrileños porque era “amigo”, entre otros, de Francisco Granados, presunto cabecilla de la trama Púnica y entonces secretario general de la formación en la región. Un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil cifró en más de 19 millones de euros el dinero que este empresario se embolsó en adjudicaciones entre 2006 y 2010 “fruto del clientelismo político e intercambio de favores” con el PP. Donde gobernaban otras formaciones, ha reconocido este miércoles, ni siquiera presentaba ofertas.

Huerta también ha asegurado que gran parte de los mítines y otros actos que organizó para los populares nunca los cobró. Los investigadores sospechan que luego él inflaba las facturas de las fiestas de los pueblos para resarcirse de estos gastos. “Me debían mucho dinero y sabían que lo hacía bien”, aseguró para justificar que durante años acaparase los contratos para las fiestas de los pueblos donde gobernaba el PP en la Comunidad de Madrid. Ya la semana pasada, en la primera parte de su confesión, Huerta detalló cómo cobró en un sobre 20.000 euros en dinero negro por el mitin de cierre de campaña de las elecciones autonómicas de 2007 y que el resto de coste de aquel acto lo cargó años después a fiestas locales que se pagaban con dinero público.

El gerente de Waiter Music ha acudido este miércoles a la Audiencia Nacional de nuevo con el ánimo de seguir colaborando con la investigación. En esta segunda jornada de declaración, que ha durado hora y media, Huerta ha detallado sus tratos con el Ayuntamiento de Algete y su alcaldesa, la popular Inmaculada Juárez, a la que ha admitido haber montó una fiesta para la comunión de su hija valorada en más de 41.000 euros de la que finalmente solo recibió 14.000. También reconoció que organizó numerosos mítines en este municipio para el PP, incluido uno con la presencia de Rodrigo Rato, que nunca llegó a cobrar. El empresario detalló que el partido le pedía que los actos los amenizase un grupo de mariachis si estaba prevista la asistencia de Esperanza Aguirre porque a la expresidenta regional le gustaba mucho este tipo de música.

Huerta también ha detallado la organización en 2007 del concierto de Night of the proms, impulsado por la Comunidad de Madrid, que le otorgó una subvención de 325.000 euros a través de la Consejería de Cultura y de la Fundación de Arpegio, la empresa pública del suelo. El gerente de Waiter Music ha reconocido que el concierto fue un capricho de Granados, que se empeñó en que ese espectáculo llegase a Madrid, pero que la venta de entradas no fue también como se esperaba y él terminó perdiendo 75.000 euros pese a las ayudas oficiales. También ha señalado a Granados como el responsable de que el Patronato de Pueblos de Montaña, que engloba a una treinta de pequeños municipios madrileños, le encargase sus festejos locales. Huerta ha afirmado que estos si los cobró, pero que no ganaba mucho dinero con ellos y que su único fin era que se conociera más a su empresa.

Comparte este artículo: