Castilla-La Mancha lleva al Tribunal de Cuentas a Nacho Villa por gastar 185.729 euros con la Visa Oro de la tele

Comparte este artículo:

Castilla-La Mancha ha denunciado formalmente ante el Tribunal de Cuentas a Nacho Villa, exdirector de la radiotelevisión pública durante el mandato de María Dolores de Cospedal, por gastar 185.729 euros en apenas cuatro años con dos Visa Oro que la corporación le había entregado para atender los gastos de representación propios de su puesto.

La denuncia, con fecha de 10 de marzo y a la que ha tenido acceso EL PAÍS, enumera una serie de gastos que el Gobierno castellanomanchego considera injustificados por ser de índole personal o excesivos, e insta al Tribunal de Cuentas a que abra diligencias contra Villa por “responsabilidad contable”, figura en la que incurren quienes tienen a su cargo dinero público y que consiste, en caso de demostrarse, en la obligación de indemnizar el perjuicio causado.

Villa se encuentra actualmente inmerso en un juicio en el Tribunal de Cuentas por otra presunta malversación: haber perdonado a una constructora 90.000 euros de las obras de uno de los edificios de la radiotelevisión castellanomanchega. La instructora le pide -junto con otro directivo- 100.000 euros, según adelantó este diario.

“Gastos más que justificados y totalmente contenidos”

El exdirector general de la Radio Televisión de Castilla-La Mancha, Ignacio Villa, no ha querido comentar la denuncia ante el Tribunal de Cuentas. Cuando EL PAÍS desveló sus gastos presuntamente irregulares, en 2015, aseguró: “Todos los gastos están más que justificados y totalmente contenidos”. “He vivido en Castilla-La Mancha de lunes a domingo; los fines de semana y los meses de julio y agosto no dejaba de trabajar: la televisión ofrecía en directo muchos eventos por toda la región: corridas de toros, ferias de pueblos y ciudades, programas especiales… y como director general yo acudía a todos siempre”, añadió.

“Los gastos del extracto de la tarjeta no son gastos personales, sino gastos de relaciones públicas de la empresa: reuniones con presidentes de equipos de fútbol, empresarios taurinos, bodegueros, gente vinculada a la economía de la región”, asegura. “Muchas veces las invitaciones eran a seis o siete personas, todo está perfectamente justificado”, afirmó entonces el periodista.

Villa gastó los 185.729 euros en un total de 2.085 movimientos (que incluyen tanto pagos con tarjeta como retiradas de dinero en efectivo) entre agosto de 2011 y julio de 2015. Gastos opacos, puesto que durante ese tiempo la oposición en el parlamento castellanomanchego no pudo fiscalizar el uso que hacía de sus dos tarjetas y que en gran medida corresponden a establecimientos de hostelería, tanto hoteles como restaurantes de lujo. El uso anómalo de esas tarjetas fue desvelado por EL PAÍS en 2015.

Multas de tráfico

La investigación que se ha llevado a cabo antes de llevar la denuncia al Tribunal de Cuentas ha permitido detectar que la cantidad gastada es un 39% superior y aportar muchos más detalles sobre los gastos realizados por Villa. El periodista llegó a pagar multas de tráfico con sus tarjetas del trabajo. En la relación de movimientos aparece el abono de cinco multas, cada una de un vehículo distinto. Según la denuncia, Villa compró “artículos de todo género de uso particular”, como relojes, productos informáticos, pagos de cuotas de Amazon, suscripciones de partidos de fútbol, etc.

El documento con el que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha acusa a Villa, de 44 páginas, incluye el listado de cada uno de esos gastos, que divide en varios grupos. En el primero estarían los 507 movimientos (equivalentes a 34.771,6 euros), entre los que hay compras en Ikea, Mercadona o Amazon, con “falta absoluta de justificación”.

Otro de los apartados incluye las 33 retiradas de dinero en efectivo de cajeros “a título particular y sin justificación alguna”. En los listados, que incorporan la fecha, se aprecian retiradas de dinero en fin de semana y en los meses de julio y agosto. La denuncia señala también la existencia de gastos girados contra la cuenta de una de las tarjetas por otros sujetos o entidades distintos del director general, a pesar de que solo podía usarlas para sus propios gastos de representación.

Cenas con copas y puros

Finalmente, el grupo más numeroso de gastos corresponde a los que se califican como “injustificados o excesivos”: son 1.251 pagos con tarjeta, por importe total de 124.793,32 euros, en los que aparecen decenas de cenas, muchas de ellas con copas y varios comensales. En el concepto de uno de los gastos aparece “cena para 12”. En otro, “comida para 6”. Hay, por ejemplo, 16 gastos de cena “con copas” para dos, tres y hasta cuatro comensales. En una de ellas se consumieron también “puros”.

“Los gastos realizados lo han sido en conceptos claramente particulares, sin relación alguna con la gestión normal y corriente de la entidad”, concluye la denuncia. “Nos encontramos ante una clara responsabilidad contable”, añade. Firma la denuncia el vicepresidente primero de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El documento revela que se han producido gastos “en marcas suntuarias” como Louis Vuitton, “alimentos exclusivos y caros, como carne de Kobe y langosta”, relojería, vinos de alto nivel, champañas y cavas, licores “de precios elevados y con muy asidua frecuencia”. Sobre las copas, que aparecen en los conceptos de los pagos con tarjeta no solo acompañando a las cenas, sino también en solitario (“copas”, se lee en un gasto de 28 euros en el conocido local madrileño Castellana 8), el documento destaca las “reiteradas consumiciones alcohólicas en horas nocturnas”.

Hoteles: varios días, varias personas

Las estancias en hoteles de lujo lo fueron “de varios días de duración y de varias personas sin justificación”, añade la denuncia, que enumera algunos de ellos: Hilton Buenavista, los Paradores de Toledo, Cuenca, Almagro, Albacete…

Los extractos de las tarjetas muestran también compras en establecimientos comerciales como Eroski, Leroy Merlin, Decoart, Mediamarkt y El Corte Inglés, entre otros. Uno de los gastos, de 80 euros, corresponde a una floristería, y el concepto es: “Centro flor natural tanatorio”.

Comparte este artículo: