Los ‘obscenos’ regalos al excomisario de Barajas: 800.000 euros camuflados como lotería, dos ‘Porsche’ y hasta la caldera de la piscina

Comparte este artículo:

El puesto de comisario en el aeropuerto de Barajas (Madrid) es uno de los puestos clave de la Policía. Carlos Salamanca estuvo durante años ocupando ese cargo y lo aprovechó con creces. El abuso que presuntamente hizo de su posición le llevó a prisión el pasado 5 de noviembre. Ahora los investigadores han descubierto los innumerables regalos que este mando policial recibió a cambio de facilitar la entrada de personas por el aeropuerto madrileño. La lista que maneja la Policía es larga pero impactante: 800.000 euros que justificó con un boleto premiado de la Lotería; un Porsche Cayenne y otro Panamera; la caldera, de 10.000 euros, para calentar el agua de su piscina; 25.000 euros para la boda de su hijo; varios relojes, alguno de hasta 40.000 euros; o dinero en efectivo, entre otros muchos caprichos.

 

La investigación ha conseguido aflorar cómo Salamanca habría sido agasajado a cambio de permitir el acceso de determinadas personas sin visado y, sobre todo, sin pasar por la aduana, lo que permitiría el acceso a España o la salida de dinero sin declarar o de otros productos legales o ilegales sin control.

Una de las dávidas que habría recibido, a juicio del equipo investigador, son 800.000 euros que simuló con un boleto agraciado de la Lotería de Navidad del año 2012. Sin embargo, los agentes han detectado que en esas mismas fechas, la sociedad vinculada al empresario que habría realizado varios regalos lujosos al comisario recibió en sus cuentas precisamente 806.000 euros. Por eso, los investigadores sospechan que hubo una operativa para hacer llegar a manos del comisario esa cantidad.

El objetivo principal de la investigación de Asuntos Internos de la Policía y de la Fiscalía Anticorrupción era otro comisario, José Manuel Villarejo, enviado a la vez que Salamanca a prisión por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela. Sin embargo, el ex comisario de Barajas ha acabado igual de salpicado. Su nombre ya había salido en varias investigaciones. Incluso había sido imputado por recibir regalos de la mafia china liderada por Gao Ping, aunque consiguió el archivo del asunto.

Tras aquel suceso, fue retirado de Barajas y enviado a la Comisaría de Extranjería y Fronteras. Salamanca fue liberado la semana pasada por el juez que instruye la causa, Diego de Egea, pero, según fuentes policiales, estará apartado de su destino hasta que se aclare su situación penal.

 

 

El seguro del Porsche, a su nombre

 

La Fiscalía Anticorrupción solicitó al juez hace dos semanas que abriera una pieza separada por el cohecho que afecta a Salamanca, aunque siga investigado en la pieza principal junto a Villarejo. Los investigadores han conseguido pruebas suficientes para que el Ministerio Público pueda cerrar una primera pieza por los regalos recibidos por este empresario y abogado español de origen ecuatoguineano, presuntamente vinculado a representantes del Gobierno guineano, y llevar a juicio de manera rápida al comisario.

 

Póliza de seguros de un Porsche Panamera en la que Carlos Salamanca figura como tomador
Póliza de seguros de un Porsche Panamera en la que Carlos Salamanca figura como tomador (LVD)

El seguro del coche a su nombre.

La Fiscalía Anticorrupción solicitó al juez hace dos semanas que abriera una pieza separada por el cohecho que afecta a Salamanca, aunque siga investigado en la pieza principal junto a Villarejo. Los investigadores han conseguido pruebas suficientes para que el Ministerio Público pueda cerrar una primera pieza por los regalos recibidos por este empresario y abogado español de origen ecuatoguineano, presuntamente vinculado a representantes del Gobierno guineano, y llevar a juicio de manera rápida al comisario.

Los investigadores han conseguido pruebas de que Salamanca habría sido obsequiado con dos coches de lujo de la marca Porsche. En ninguno de los dos casos los puso a su nombre para no levantar sospechas. Pero hubo un error que le delató. Para poder conducirlo, fue puesto como titular del seguro, aunque tienen pruebas de que ni pagó el coche, ni pagó tan siquiera el seguro.

 

La Vanguardia ha tenido acceso a las facturas de la compra del Porsche Panamera, por 116.537 euros, y del resguardo del

Factura de la compra  de un Porsche Panamera
Factura de la compra de un Porsche Panamera (LVD)

seguro que prueba que él aparecer como tomador del seguro aunque el vehículo no estuviera a su nombre. Es más, el propietario inicial sería Crispín Edu Tomo, director general de Gepetrol, empresa pública guineana del sector del petróleo; para después pasar a estar a nombre de una sociedad vinculada al empresario guineano ‘amigo’ de Salamanca.

Reaparece los nexos con la mafia china

Resulta llamativo que un año después de que el comisario apareciera como tomador del seguro del vehículo, el Porsche fue vendido, según la investigación, por 43.000 euros para aparecer como nuevo tomador y conductor Yongping Wu Liu, mano derecha de Gao Ping y amigo del propio Salamanca. Precisamente, en el ‘caso Emperador’ contra la mafia china, Asuntos Internos investigó los regalos de Yonping Wu Liu al entonces comisario de Barajas a cambio de permitir la entrada de ciudadanos chinos pero la Audiencia Nacional archivó el asunto antes de llegar a juicio.

El comisario Salamanca era un hombre de buenas relaciones en el mundo de la política, de la judicatura y del deporte. A la vez que él era agasajado, él agasajaba. Fuentes próximas a Salamanca relatan las grandes fiestas que organizaba para sus amigos, comidas, cenas y fútbol. Pero en muchas ocasiones, estos festines ni siquiera eran pagados por él, según se desprende de los datos que obran en la causa de la ‘Operación Tándem’. Los agentes encargados del caso también han descubierto que por lo menos durante dos temporadas, este mismo empresario que pagaba los ‘caprichos’ de Salamanca abonó dos palcos del Real Madrid por más de 300.000 euros cada uno para que éste llevara a sus amigos.

 

 

Un policía de palcos y Rolex

Según queda reflejado en el asunto, Salamanca es un comisario de Policía, funcionario público, que iba con coches de lujo, invitaba a sus amigos a los palcos del Real Madrid, y lucía relojes de marcas como Hublot o Rolex. Para sus caprichos, el mismo empresario le habría dado en varias ocasiones dinero en efectivo de hasta 50.000 euros o incluso le habría pagado la caldera para calentar el agua de su piscina, que le habría supuesto en torno a los 10.000 euros.

Pero fue más allá. Los datos del sumario indican que disfrutó de viajes gratis, como uno a Londres con su mujer, por el que un tercero habría pagado hasta 16.000 euros e incluso habría recibido 25.000 euros ‘extra’ para sufragar la boda de su hijo.

 

Comparte este artículo: