Eurocámara pide que los acuerdos comerciales incorporen cláusulas de género.

Comparte este artículo:

El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha reclamado que los acuerdos comerciales incorporen cláusulas de perspectiva de género para que la Unión Europea (UE) no se asocie con países que no respetan la dignidad de la mujer.

En la actualidad ya se ha llegado a un acuerdo con la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, para que exija cláusulas de respeto a las mujeres en el acuerdo con Chile, pero los eurodiputados quieren que se generalice esa práctica y se beneficien próximos acuerdos como el de la UE con México o con los países de Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay).

El texto aprobado por el PE, sin carácter vinculante, pide a la CE que fomente el espíritu empresarial femenino en los países en desarrollo, centrándose sobre todo en aquellos en los que las mujeres se enfrentan a mayores limitaciones que los hombres en el acceso al crédito, la infraestructura y los activos productivos.
La iniciativa pide que las mujeres se beneficien también de los acuerdos y no se limiten a formar parte de la mano de obra barata.

En ese sentido, recordaron la desproporción entre el número de mujeres que trabajan en sectores de exportación agrícola y el de propietarias de tierras, entre otras desigualdades.

Igualmente, se reclaman evaluaciones de impacto de los acuerdos comerciales de la UE en el empoderamiento de la mujer y la igualdad de género y participación de mujeres y personas expertas en igualdad en todas las fases de las negociaciones de los acuerdos comerciales.
“El comercio internacional debe contribuir mucho más al empoderamiento de las mujeres y a luchar contra la feminización de la pobreza”, dijo en el debate previo al voto la eurodiputada socialista Inmaculada Rodríguez-Piñero.
Añadió que “ha llegado el momento de que la UE abandone la visión ciega de considerar que la política comercial es neutral y garantice la inclusión de la perspectiva de género en todas las negociaciones”.
“Las mujeres somos la mitad de la población, pero representamos más del 70% de los mil millones de personas más pobres del mundo”, añadió.

Comparte este artículo: