10 traficantes, 12 casas, más de 15 kilos de droga: golpe al narcotráfico en La Rioja

Comparte este artículo:

Una operación conjunta entre Policía Nacional y Guardia Civil ha acabado en La Rioja con la desarticulación de un grupo organizado de narcotraficantes, que introducía droga procedente de Vizaya y la distribuía por toda la comunidad y distintas localidades de La Ribera navarra. La operación, de la que ya informó Diario LA RIOJA en su momento, es una operación muy grande para lo acostumbrado por estos lares: en total, entre Policía y Guardia Civil se realizaron 12 registros en domicilios y locales, se detuvo a diez personas y se decomisó más de quince kilos de speed, cocaína y marihuana, que podría haber costado en el mercado negro más de 700.000 euros.

La operación empezó en manos de la Guardia Civil en noviembre del año pasado, cuando los agentes del grupo especializado en narcotráfico, (la EDOA) empezaron a sospechar que existía una red que movía grandes cantidades de droga en La Rioja.

Las investigaciones llevaron a identificar al cabecilla de la red como a un varón residente en Tricio de ahí el nombre clave de la operación (‘Tritium’). Los agentes le pusieron bajo vigilancia, y tirando de ese hilo fueron identificando al resto de los componentes de la red, cada uno con su propio cometido, así de cómo era el método que seguían para para la compra y la distribución de los estupefacientes.

En casa de los abuelos

El líder del grupo era el responsable de contactar con traficantes de Vizcaya, donde compraba la droga. Una vez cerrado el tráfico, el propio narcotraficante vasco las traía a La Rioja, concretamente a Manjarrés, con todo tipo de medidas de seguridad en sus comunicaciones y en sus transportes, incluyendo el uso de vehículos “lanzadera” para avisar de la presencia de los agentes.

En Manjarrés, los traficantes tenían un ‘piso franco’ con habitantes: los abuelos nonagenarios del jefe del grupo, que no sabían que su nieto usaba su casa para esconder la droga. El ‘paquete’ no estaba mucho tiempo ahí: enseguida era trasladado a un chamizo de la misma Manjarrés, donde se manipulaba la droga y se preparaba para su venta. Aquel local se fue convirtiendo en un “hipermercado” de la droga, al que acudían cada día muchos consumidores a la busca de casi todo: speed, cocaína, marihuana, ketamina, cristal y pastillas de éxtasis.

Y mientras, la Policía Nacional…

Mientras la Guardia Civil seguía estas pesquisas, la Policía Nacional estaba realizando otra investigación que en principio no parecía relacionada, pero que acabó estándolo: en agosto del 2017, la UDYCO (el grupo especializado de la Policía Nacional) encontró una mochila con una importante cantidad de droga en un garaje de Logroño.

Enseguida identificaron al propietario de la mochila, un joven de nacionalidad española bien conocido por los agentes por su vinculación al narcotráfico. Los agentes le tuvieron bajo seguimiento varios meses, y llegaron al convencimiento de que era uno de los mayores distribuidores de speed y cocaína de la capital.

“Para llevar a cabo su cometido”, cuentan desde la Policía y la Guardia Civil, “emplean numerosas medidas de seguridad propias de la delincuencia organizada, llegando a utilizar hasta seis vehículos y dos motocicletas durante sus pases de drogas”.

Con el tiempo, los agentes de la Policía Nacional descubrieron que el hombre tenía propiedades y lazos familiares en Manjarrés, y llegaron a la conclusión de que sus abastecedores eran los mismos que investigaba ya la Guardia Civil.

A partir de ahí la investigación fue conjunta y la “fase operativa”, la detención de toda la banda, de la que informo este periódico, el pasado 24 de febrerose hizo de forma también conjunta:

– La Guardia Civil detuvo a los ocho integrantes de la red riojana y al suministrador afincado en Vizcaya, ejecutándose seguidamente la entrada y registro en 6 domicilios (4 en Manjarrés, 1 en Tricio y 1 en Muskiz- Vizcaya), en los que se intervienen 12.140 gramos de speed, 1.273 gramos de cocaína, 327 gramos de ketamina, 3.242 gramos de marihuana, 195 pastillas de éxtasis, 4 vehículos, 2 pistolas, un revolver, 5.000 € en efectivo y todos los útiles para la distribución de las diferentes drogas, entre ellos una prensa para compactar cocaína.

– La Policía Nacional detuvo a dos personas, y además se realizaron dos registros domiciliarios (1 en Logroño y 1 en Manjarrés) y se intervinieron de 1.016 gramos de speed, 100 gramos de cocaína, 178 gramos de cristal, dos vehículos, teléfonos móviles y todos los útiles necesarios para la distribución de drogas en la capital riojana.El delegado del Gobierno, Alberto Bretón, con mandos de la Guardia Civil y la Policía Nacional

Balance final

En total, con las Operaciones “Tritium” y “Kelos” queda constatada, dicen “la coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Guardia Civil y Policía Nacional)”. El balance final es:

– 10 personas detenidas (8 hombres y 2 mujeres) con edades comprendidas entre los 22 y 41 años

– 12 registros domiciliarios y

– La intervención de 13.156 gramos de speed, 1.373 gramos de cocaína, 3.242 gramos de marihuana, 327 gramos de ketamina, 178 gramos de cristal, 195 pastillas de éxtasis, una prensa para compactar cocaína, 6 vehículos, 5.470€ en moneda fraccionada, documentación, material informático y todos los útiles necesarios para la elaboración, pesaje, envasado y distribución de las distintas sustancias estupefacientes.

– La droga intervenida una vez adulterada hubiera alcanzado en el mercado ilícito un valor de 752.195€.

Comparte este artículo: