Juzgan a un policía de Arnedo que no actuó para evitar una agresión sexual

Comparte este artículo:

Eran las fiestas de San Cosme y San Damián y Arnedo comenzaba a despertarse de un intenso sábado de celebraciones… al tiempo que comenzaban los preparativos del encierro matinal que epilogo festivo para los trasnochadores; primera cita del día para los más madrugadores.

De ese dispositivo de preparación del encierro formaba parte A. (el escrito de acusación facilitado desde la Fiscalía ha omitido en este caso datos personales), oficial de la Policía Local de Arnedo, que controlaba el tráfico en avenida República Argentina y despejaba la vía de coches para el paso de las reses.

A las 7 horas y 10 minutos una vecina de Arnedo llamaba asustada al SOS Rioja 112 informando que un chico estaba molestando y agarrando a una chica a la altura del número 20 de la calle Campanario solicitando que acudieran rápido ante la situación en que se encontraba la joven. El protocolo de emergencias rápidamente se puso en marcha y se comunicó con el puesto de la centralita de Arnedo en donde un agente fue informado de lo que sucedía: “Hola, buenos días, mire, nos llaman de la calle Campanario número 20. Indican que hay un chico que debe estar agrediendo a una chica”, informó el SOS Rioja.

El mensaje se transmitió a los agente de Policía Local que estaban en ese momento en las calles de Arnedo, entre ellos a A., que “como oficial del cuerpo en ese momento era el que debía decidir qué acciones tomar”, dice el Ministerio en el escrito de acusación que defenderá mañana en la Audiencia Provincial y en el que pide para este agente una condena de 15 meses de multa a razón de 10 euros (4.500 euros) y la suspensión para empleo público durante 3 años por un delito de omisión del deber de socorro.

Y es que A. dice el fiscal, se limitó a contestar “recibido” al mensaje transmitido desde la central, “indicando de esa forma que había escuchado y entendido el aviso”… pero sin hacer nada más. “El acusado, desatendiendo de forma flagrante las funciones que le son inherentes, siendo consciente de que había un enfrentamiento físico entre una pareja y desconociendo si otros cuerpos de las fuerzas de seguridad del Estado habían recibido el aviso, cuántos estaban de servicio y el lugar donde se encontraban, no realizó actuación alguna con el fin de evitar dicha agresión física. Así, el acusado siguió controlando el tráfico en la calle”, completa la explicación del fiscal. No estaba demasiado lejos: “a un minuto, aproximadamente del lugar donde se estaba produciendo la agresión”.

A las 7 horas y 14 minutos, cuatro minutos después de que se activaran las alertas, “se produjo una agresión en la calle Campanario de Arnedo. El autor, que no pudo ser identificado, obligó a practicar una felación a la perjudicada”. La denuncia por estos hechos fue sobreseída provisionalmente y archivada por falta de autor conocido.

Poco después la víctima fue atendida por una pareja de la Guardia Civil, que no pudo hacer nada ni para evitar la agresión ni para detener o identificar al responsable de la misma.

Junto a la multa y a la suspensión de empleo, el fiscal pide el agente de Policía Local y el Ayuntamiento de Arnedo, de forma subsidiaria, indemnicen a la víctima con 3.000 euros por los perjuicios que sufrió, derivados de la omisión del deber de actuar del acusado.

Comparte este artículo: