Una de cada tres españolas se ha sentido acosada sexualmente

Comparte este artículo:

En esa imagen de país en el que predomina el machismo y en el que las mujeres sufren la desigualdad que perfila la encuesta de Metroscopia, la violencia también se abre paso: una de cada tres españolas se ha sentido acosada sexualmente (32%) al menos una vez. El porcentaje asciende al 47% entre las más jóvenes, a la edad —entre los 18 y los 34 años— en la que la mayoría acceden por primera vez al mundo laboral o a la Universidad. Además, a una de cada cuatro le han hecho tocamientos o le han intentado hacer tocamientos al menos una vez.

Apenas hay datos en España sobre la magnitud del acoso sexual, y tanto sindicatos como expertos creen que se denuncia muy poco en relación con los casos que se producen. Eso sí, la campaña global Me Too, que ha trascendido los casos de abuso sexual en Hollywood, parece haber contribuido a sacar a la luz los casos de miles de mujeres que, en la calle o en el trabajo, se ven expuestas a este tipo de violencia. El 79% de los encuestados creen que se oye hablar con más frecuencia del acoso sexual porque cada vez se publican más noticias al respecto, y las informaciones suelen estar relacionadas con el movimiento de denuncia en redes que, sobre todo, ha prendido en Estados Unidos.

Opacidad

El Observatorio de la Violencia de Género va a empezar a contabilizar las denuncias por acoso sexual, a darle visibilidad, pero hasta entonces, no hay una estadística de sentencias o de incidencia de unos comportamientos que van desde bromas y proposiciones ofensivas para tener sexo, a tocamientos en el transporte público, o que un hombre sugiera que si accede a sus requerimientos sexuales, la mujer obtendrá beneficios laborales o todo lo contrario, que su puesto o carrera peligra si se resisten. El 56% de los encuestados creen que la sociedad no se toma en serio la prevención del acoso sexual, un porcentaje algo mayor en mujeres (61%), pese a la potencia de esas campañas de sensibilización. Los votantes del PP son los que en mayor medida creen que se actúa de algún modo para combatirlo, un 55%.

“Ahora se empieza a visibilizar y a tener en cuenta el acoso sexual. Antes, en las empresas siempre te decían: ‘Aquí eso no pasa”, cuenta Cristina Antoñanzas, vicesecretaria de UGT, quien sostiene que las campañas como el Me Too hacen que las empresas estén “más abiertas a introducir medidas antiacoso”. Sin embargo, en su opinión esto se debe más “a una cuestión de imagen que proteger a la víctima, ya que hasta hace unos meses las empresas no tenían ningún interés en la cuestión. Los empresarios no quieren que salga nadie diciendo que en su empresa ha sido acosada”, afirma. “Las mujeres no denuncian por miedo a perder su trabajo y porque no las estigmaticen con aquello de ‘algo habrá hecho”.

Comparte este artículo: