La pobreza severa afecta a 1’4 millones de niños y costaría 4.000 millones de euros acabar con ella

Comparte este artículo:

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España hay 1,4 millones de niños en situación de pobreza severa, es decir que, entre otras muchas carencias, no pueden comer carne, pollo o pescado cada dos días, en sus casas no tienen calefacción o lavadora y no pueden hacer frente a imprevistos como reponer material escolar.

Acabar con esa pobreza infantil severa que afecta a 1,4 millones de niños en España, costaría 4.000 millones de euros, explica el director general de Save the Children, Andrés Conde en una entrevista en la que alerta de que la recuperación económica no está llegando a esas familias (es decir, lo que cuesta al Estado ‘recuperar’ las autopistas radiales o menos del 10% del ‘rescate bancario’).

El problema es que la recuperación económica no se está convirtiendo en una recuperación social, se mantiene la situación de pobreza crónica“, asegura Conde, porque para aquellas familias que han tenido acceso al empleo, lo que les llega “es muy precario, de muy poca calidad y no les saca de la pobreza“.

El responsable de Save the Children explica que “solo un 15 % de los menores que han vivido en contexto de pobreza es capaz de salir de ahí y eso socialmente es un fracaso enorme; la pobreza en España es hereditaria, es muy difícil nacer en un contexto de pobreza y no ser un adulto pobre”.

“Un adulto sometido temporalmente a privaciones puede sobrevivir sin que el resto de su vida sea condicionada, pero un niño verá para siempre menoscabado su desarrollo, tanto en términos de salud, como de educación“, añade.

Para Andrés Conde urge una respuesta social. “Incluso demográficamente necesitamos compensar la situación de esos niños y darles oportunidad de desarrollo; si no hacemos nada, van a ser para siempre clases dependientes del Estado”.

“Las administraciones no están respondiendo al desafío enorme que supone la pobreza infantil; es verdad que se confía en que la recuperación del empleo lleve a la recuperación económica de esas familias, pero no es así, tenemos 1,4 millones viviendo en situación de pobreza severa, con privaciones materiales graves”.

Si sabemos cuánto cuesta poner fin a la pobreza, ¿por qué no se hace? “Porque no es prioridad, los niños no votan, y el reconocimiento de la prevalencia de la pobreza infantil sería asumir un fracaso político, no del partido en el Gobierno, porque esto viene de antes”. “Está en el programa de todos los partidos, pero no está en la acción de los gobiernos o de los partidos como algo prioritario. Con prestaciones económicas directamente a las necesidades de los niños: tenemos evidencias de que cuando se ha hecho eso en países como Reino Unido o Irlanda, la reducción de la pobreza infantil ha sido drástica”.

Junto a una prestación por hijo a cargo para familias por debajo del umbral de la pobreza severa, plantea medidas integrales como atacar la pobreza desde la vivienda, la sanidad, la educación y las transferencias sociales.

“Hay que poner al niño en el centro e introducir estas políticas en las transferencias a esas familias”, concluye.

 

Comparte este artículo: