Dos empresarios confiesan ante el juez financiación ilegal en el PP de Madrid

Comparte este artículo:

Dos empresarios proveedores del PP han admitido al juez Manuel García Castellón, que instruye el caso Púnica en la Audiencia Nacional, que ambos facturaron en 2011 trabajos que en realidad eran para el partido a Fundescam, fundación sin fines electoralistas controlada por la formación. Han asegurado además que lo hicieron tras reunirse personalmente con Esperanza Aguirre, en aquella época presidenta del Partido Popular de la Comunidad de Madrid.

Se trataría de los primeros testimonios de empresarios que admiten haber abonado trabajos realizados al PP -sondeos preelectorales, en este caso- a través de una fundación que en realidad tenía como objeto social el «desarrollo económico regional madrileño», y que admiten haberlo hecho de forma troceada además, todo ello para presuntamente eludir el techo de gasto electoral determinado por la ley.

Alfonso Corral, dueño de Demométrica, aseguró ante el juez que se reunió personalmente con Aguirre en varias ocasiones antes de facturar en torno a 42.000 euros a la Fundación para el Desarrollo Social y Económico de la Comunidad de Madrid, más conocida como Fundescam.

Una de esas facturas no la realizó Demométrica, sino la firma Hermanos Barral, cuya dueña, Josefa Barral, explicó al juez que no existía un trabajo real hecho por su empresa para Fundescam y que fue Corral, de Demométrica, quien le pidió el favor de que extendiera el documento «porque ellos no podían hacerlo». Corral dio una versión diferente: señaló que parte del estudio lo derivó a Hermanos Barral, que lo facturaron porque lo realizaron efectivamente.

Estos testimonios vienen a corroborar operativas observadas en los documentos aportados por el ex tesorero del PP nacional Luis Bárcenas. En dichos papeles originales, publicados por EL MUNDO, se evidencia por ejemplo que parte de la campaña de Aguirre en 2003, cuando la dirigente popular ganó las Comunidad tras el célebre Tamayazo, fue pagada con dinero de Fundescam, y no por el propio partido, para evitar el control del gasto electoral. En igual sentido, existen documentos del gerente del PP madrileño de todos esos años, Beltrán Gutiérrez, y lo mismo declaró también el cabecilla de Gürtel, Francisco Correa.

Ante el juez de la Audiencia Nacional, Corral aseguró desconocer si Aguirre sabía o no de los importes de sus trabajos para el PP y de la forma de pago, maquinada presumiblemente para eludir los controles de gasto electoral a los que están sujetos los partidos políticos. Sin embargo, sí aseguró a preguntas de la fiscal Carmen García Cerdá: «Yo he trabajado en todas las campañas de Aguirre desde 2003 y me llamaban todos. Me podía llamar Ignacio González al principio, también Borja Sarasola [ex consejero de la Comunidad y ex secretario ejecutivo territorial del PP de Madrid]…».

También mencionó a Beltrán Gutiérrez, de quien aseguró que era el que «pagaba normalmente». En determinado momento, señaló, le dijeron en el PP: «’Mira, esto a través del partido y esto a través de la fundación’. Entonces», siguió, «yo entro en internet y veo que la fundación es 100% del Partido Popular, y ningún problema, por supuesto». ¿Y en alguna ocasión realizó trabajos que no fueran para el PP, sino para Fundescam? «No», dijo, mostrando que todo era para el PP. «Lo único, que lo dividían: ‘Esto lo facturas al partido, esto a la fundación’».

José Javier Vasallo, abogado de Francisco Granados, le preguntó directamente: «¿Usted reportaba los trabajos realizados al PP con Esperanza Aguirre?». «Unos sí, y otros también. Unas veces va a venir Esperanza pero a lo mejor no viene», contestó Corral. «¿Estaba al corriente Aguirre de los trabajos que estaba realizando usted?». «Supongo que sí, hombre, las encuestas electorales y las investigaciones sociológicas les interesan mucho…». «¿Conocía Aguirre la forma de pago y los importes a facturar?». «No lo sé». «¿Usted lo habló con ella?». «No». «¿Tuvo trato directo con ella?». «Sí».

Comparte este artículo: