Trump valora armar a los profesores para evitar tiroteos en las escuelas de EEUU.

Comparte este artículo:

Contra la violencia en las escuelas, armas. Donald Trump lo ha propuesto este miércoles en la Casa Blanca – un edificio en el que, curiosamente, nadie puede entrar no solo con armas, sino ni tan siquiera el teléfono móvil – en una reunión con padres y estudiantes que se han visto afectados por matanzas en escuelas como la que el miércoles pasado segó la vida de 17 personas en el Instituto Marjorie Stoneman Douglas, en el condado de Broward, a las afueras de la ciudad de Miami, el Florida.

Pero alguien se había adelantado al presidente: el propio sheriff del condado de Broward, Soctt Israel, que declaró ayer (madrugada de hoy en Europa) que planea entregar rifles a policías que patrullen las escuelas. Israel ya explicó que la medida cuenta con el respaldo de las máximas autoridades en materia de Educación del área.

No solo eso. Israel declaró que, de hecho, había un guardia armado cuando Cruz entró en el centro disparando, pero que no uso de su arma. “Sus acciones serán examinadas”, concluyó el sheriff, que no especificó cuñando empezarán a aparecer policías con rifles en los institutos, ni qué misiones de las que actualmente realizan deberán dejar de llevar a cabo para proteger los centros docentes.

El presidente Trump sugirió este miércoles la posibilidad de que algunos profesores o trabajadores de las escuelas del país puedan portar armas de manera oculta para responder rápidamente si se produce un tiroteo, además de elevar la edad mínima para comprar legalmente un arma.

“Hay algo que se llama portar armas de forma oculta, y que solo funciona cuando tienes a gente entrenada para ello”, dijo Trump. “Los profesores tendrían un permiso especial, y (la escuela) ya no sería una zona libre de armas” de la que puedan aprovecharse los “maníacos”, agregó.

Trump opinó que, dado el tiempo que puede tardar la Policía en llegar a una escuela al recibir una alerta de tiroteo, los profesores debidamente entrenados podrían detener estos sucesos “muy rápidamente”. “Vamos a examinar esa idea muy en serio, mucha gente se va a oponer a ello, y mucha gente va a estar de acuerdo”, afirmó el presidente, al reconocer que es algo “controvertido”.

También planteó que podría enviarse a las escuelas a “profesionales, que podrían ser marines”, y que eso “podría resolver el problema”.

Asimismo, Trump prometió que va a lograr una solución “muy sólida en el tema de los antecedentes criminales” para mejorar la comunicación entre autoridades locales y federales con el fin de impedir que las personas condenadas por un delito puedan comprar armas.

“Además, vamos a fijarnos en el tema de la edad (mínima) para comprar (un arma) y en el aspecto de salud mental”, agregó Trump, al opinar que no hay suficientes “instituciones mentales” en EEUU para tratar a la gente que pueda tener una enfermedad que le lleve a comportamientos violentos.

Bajo la ley federal de EEUU, la edad mínima para comprar un arma de fuego son 21 años si es una pistola y 18 si es un rifle, aunque algunos vendedores sin licencia las pueden suministrar a personas aún más jóvenes. El autor del tiroteo en Florida, Nikolas Cruz, tiene 19.

Trump escuchó duros testimonios de los supervivientes o familiares de víctimas de varios tiroteos, y su propuesta de armar a los profesores recibió críticas de algunos de los asistentes.

“Mi esposa es profesora y ella le diría que los maestros ya tienen suficientes responsabilidades como para además tener la enorme responsabilidad de la fuerza letal que puede acabar con una vida”, dijo Mark Barden, cuyo hijo de 5 años Daniel fue asesinado en el tiroteo de Newtown (Connecticut) en 2012.

Comparte este artículo: