Las investigaciones de Lezo y de Gürtel acorralan a Cospedal y a López del Hierro

Comparte este artículo:

La nota de prensa enviada por el Partido Popular anunciaba a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, como el más alto cargo del Gobierno y del PP que acompañaría al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el acto convocado el lunes por el periódico que preside Mauricio Casals y dirige Francisco Marhuenda, La Razón.

Pero, inesperadamente, la todopoderosa secretaria general de los populares quedó relegada a un tercer plano, junto al actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, mientras el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Saéz de Santamaría, fueron los que acapararon toda la atención desde el estrado. ¿El motivo? Todo indica que lo son las causas judiciales que cercan la financiación ilegal del PP y que últimamente apuntan directamente a Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro. 

La foto de Cospedal rodeada de Mauricio Casals, Marhuenda y el presidente de Atresmedia, José Creuheras, habría sido demoledora, porque ellos tres han tenido que ir a declarar a la Audiencia Nacional por el caso Lezo y aparecen en las escuchas de la Guardia Civil. Y ella está en el punto de mira de la misma investigación por la concesión del tren de Navalcarnero a OHL”, aseguran fuentes de la causa.

Un momento del acto de 'La Razón', presidido por Rajoy, con el ex ministro del Interior, Fernández Díaz, en el estrado. Cospedal está sentada enfrente (derecha).

Un momento del acto de ‘La Razón’, presidido por Rajoy, con el ex ministro del Interior, Fernández Díaz, en el estrado. Cospedal está sentada enfrente (derecha).

Una carrera meteórica, de consejera a secretaria general

María Dolores de Cospedal entró en diciembre de 2004 en la política madrileña por la puerta grande, sustituyendo a Francisco Granados como consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid. En 2006 dejó ese cargo para irse como presidenta del PP manchego y en 2008 entró en Génova 13 como secretaria general del partido, ya con un gran conocimiento sobre los tejemanejes de presunta financiación ilegal que ahora se investigan en Lezo, Gürtel y Púnica.

El caso que más le atañe es el del tren de Navalcarnero, una concesión que llevó a cabo en 2005 en contra del criterio del Gobierno central y por el que siempre se ha contado que Ignacio González pretendía cobrar una comisión de 1,4 millones en Suiza. Aunque, según la investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, la cobró el consejero de Indra Adrián de la Joya, quien recibió esa cantidad en una de sus cuentas suizas y se la quedó –según su propia declaración ante el juez– sin que nadie se la reclamase después.

Un montaje orquestado desde la ejecutiva del PP cuando Cospedal ya era secretaria general y en el que estarían involucrados, según Ignacio González, el número dos de Planeta, Mauricio Casals; el extesorero Álvaro Lapuerta; el dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir, su yerno, Javier López Madrid, y el comisario José Manuel Villarejo, hoy en prisión.

El empresario de la 'jet set' Adrián de la Joya, junto a su abogado a la salida de la Audiencia. PÚBLICO

El empresario de la ‘jet set’ Adrián de la Joya (derecha), junto a su abogado a la salida de la Audiencia. PÚBLICO

Cospedal tuvo mucho interés en adjudicar rápidamente la concesión del tren de Navalcarnero

En una entrevista concedida en febrero de 2005, Cospedal dejó bien claro su interés por adjudicar rápidamente una concesión que sería “ruinosa”, según OHL. La actual ministra de Defensa afirmaba entonces: “Si en el plazo de un mes seguimos sin conocer oficialmente las intenciones del Ministerio, nosotros empezaremos ya, sin perder más tiempo, a hacer los proyectos para construir un tren de Cercanías hasta Navalcarnero. Los vecinos de la localidad contarán con este servicio.”

Y retaba al entonces Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: “La Radial 1, que no aparece en los proyectos del Ministerio, la consideramos totalmente necesaria porque el corredor de la nacional de Burgos está muy atascado y supondría un beneficio para los conductores contar con una alternativa para el tráfico. Por ello, estoy dispuesta a hacer lo mismo que con el tren a Navalcarnero. Sólo le doy un mes al Ministerio y, si para entonces no tengo respuesta, comenzaremos a realizar el proyecto de esta vía de peaje y la construiría la Comunidad”.

Ahora es además Francisco Granados y el ex consejero de Mintra, Jesús Trabada, quien le han recordado al juez de la Audiencia Nacional que instruye las tramas Púnica y Lezo –y que ha unificado en una sola pieza la presunta financiación ilegal del PP madrileño–, Manuel García Castellón, que los contratos para las obras de Metro Ligero de Madrid se firmaron en enero de 2005, tras la llegada de la actual ministra de Defensa a la consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid.

Y la UDEF aducía no saber quién era “Lopez Hierro”

Más de 10 años han pasado antes de que el nombre de Cospedal aparezca relacionado con la corrupción madrileña y también una década ha transcurrido hasta que Álvaro Pérez, conocido como el Bigotes y en prisión por la trama Gürtel, ha empezado a ayudar a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía para que pueda identificar en la trama al actual marido de la ministra de Defensa, Ignacio López del Hierro.

Un poderoso empresario que lleva vinculado al PP, según aparece en de los papeles de Bárcenas y explican diferentes fuentes del PP de Madrid, “desde que Manuel Fraga gobernaba el partido siendo Alianza Popular”. Y, según la contabilidad de Bárcenas, “Lopez Hierro”, “L. Hierro” o “LdH” donó por lo menos 114.000 euros.

Sin embargo, la UDEF mantenía hasta hace poco que no había podido identificar a la persona que aparecía en esas anotaciones.

Ayer, en la comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, el Bigotes aseguró que Ignacio López del Hierro y Castillo es uno de los que aparecen “nueve, diez y hasta once veces” en la contabilidad paralela de Luis Bárcenas. Y ha añadido que López del Hierro y el “edecán” de Rajoy, Ángel Piñeiro, “aparecen como atizantes”; “son de los que vienen a soltar el mondongo, y los medios chitón”. Como en el caso de Cospedal.

López del Hierro ha anunciado que pondrá una querella contra el Bigotes por vincularle al caso Gürtel. Sin embargo, el exconsejero de Metrovacesa y actual consejero de Iberdrola Inmobiliaria es la piedra de Rosetta de los casos de corrupción que tiene entre manos la Audiencia Nacional: “Te permite pasar de los papeles de Bárcenas, a la trama Lezo y a los negocios de Jordi Pujol Jr en África”, se ríe un investigador.

En Fiscalía se abre una nueva línea de investigación.

Comparte este artículo: