El poder de compra de los salarios cae un 2,2% en Castilla y León, con una reducción anual de 467 euros .

Comparte este artículo:

Un estudio de Adecco recoge que el “mayor lastre” del mercado laboral de Castilla y León es la remuneración, después de concluir que el poder de compra de los salarios ha pasado de ganar un 2,2 por ciento hace un año a perder un 2,2 por ciento, el equivalente a 467 euros al año. El informe señala que el salario medio en la región ha crecido ligeramente en el último año hasta alcanzar los 1.470 euros mensuales (169 euros al mes por debajo de la media nacional) pero supone el cuarto más bajo del país. No en vano, precisa que es el mismo salario que hace 9 años.

El Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo precisa que el apartado de remuneración es el que peor evoluciona, con una caída de la puntuación, de un 34,1% interanual. De esta manera, retrocede cuatro escalones respecto a hace un año, por lo que Castilla y León queda en el puesto 12.

El estudio incluye que, en la actualidad, hay 56.900 parados de larga duración en la Comunidad, con 2,7 puntos porcentuales interanuales menos. Es un número similar al que había en marzo de 2012 y supone un descenso del 46 por ciento respecto del máximo alcanzado en marzo de 2014 (81.700 parados de larga duración menos).

El contrapunto a la reducción del paro es el aumento de la siniestralidad laboral. En el último año, creció un 6 por ciento en la autonomía y ahora se registran 62,6 accidentes cada 10.000 ocupados, aunque sigue siendo la tercera región con menor siniestralidad.

Todo el empleo creado este año en Castilla y León ha sido para puestos de alta cualificación. Así, se han creado 7.500 empleos de cualificación alta (+2,8 por ciento) al mismo tiempo que se han perdido 14.600 puestos de cualificación media o baja (-2,1 por ciento).

Castilla y León conforma el trío de comunidades, junto con Asturias y La Rioja, que en 2017 han destruido empleo. Atendiendo a la jornada laboral, el año pasado, mientras se contrataron 2.800 personas a tiempo parcial en la autonomía castellano y leonesa (+1,9 por ciento), perdieron su empleo 9.900 personas que trabajaban a tiempo completo (-1,2 por ciento), de lo que surge una pérdida neta de 7.100 puestos de trabajo (-0,7 por ciento).

El número de huelgas en Castilla y León cayó hasta 6,8 cada 100.000 empresas, un 0,7 por ciento menos que hace un año y el segundo menor registro a nivel autonómico (mantiene el número de sus huelgas en su nivel más bajo en al menos 18 años). Además, es también la segunda autonomía con menor proporción de huelguistas: 2,6 cada 10.000 ocupados; con una importante reducción interanual de un 65,5 por ciento.

Con estos datos, Castilla y León se desmarca de la tendencia general pues es una de las cuatro autonomías que han visto descender su puntuación en el Monitor Adecco. Aunque la reducción de la nota castellano y leonesa ha sido la más moderada, de un 0,9 por ciento interanual, ha sido suficiente para retroceder una posición y quedar ahora en el puesto 11, con 5,3 puntos.

La Comunidad mejora en todos los aspectos del monitor como la seguridad en el empleo, las oportunidades de empleo y desarrollo profesional, la conciliación entre la vida personal y profesional y la conflictividad laboral. En cambio, el bloque de la remuneración “le penaliza notablemente” al pasar de ganar capacidad adquisitiva un año atrás a perderla ahora

Las mejores comunidades para trabajar según el Monitor Adecco son Cantabria (repite posición con 6,5 puntos), Navarra (6,4 puntos; es la que más crece) y Baleares (6,2). En el extremo contrario se encuentran Murcia (4,9 puntos), Galicia (4,8) y Canarias (4,6).

Comparte este artículo: