Los empresarios creen que retrasar la edad de jubilación a los 67 se queda “muy corto”.

Comparte este artículo:

España se enfrentará en un futuro cercano a un gran desafío demográfico. Los españoles vivimos más tiempo, tenemos menos hijos y en 2030, uno de cada cuatro españoles tendrá más de 65 años. Por ello, los empresarios opinan que retrasar la jubilación a los 67 se queda “muy corto” y así lo debatieron este martes en una charla organizada por el Círculo de Empresarios y la Fundación Transforma.

Para hacer frente a este reto, hace falta desarrollar políticas de fomento de la natalidad y de la inmigración. Rafael Puyol, catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid, cree que estas políticas “son positivas pero tienen solo un carácter paliativo”.

Puyol considera necesario adoptar medidas socioeconómicas que amplíen el mercado de trabajo. En 2030, el 25% de los españoles -11,7 millones- tendrá más de 65 años y de ellos 3,6 millones serán octogenarios. Una cifra insostenible si cada vez se tiene menos descendencia y por tanto menos población en edad para trabajar frente a los ya jubilados.

En España la población activa entre los 60 y 65 años de edad es el 38%, mientras que en Reino Unido es el 52%, el 56% en Holanda y el 69% de Suecia.”La prejubilación en España no tiene ningún sentido. Lo de jubilarse a los 67 años se nos va a quedar muy corto“, sostiene el demógrafo y antiguo rector de la UCM.

José Antonio Serra, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Gregorio Marañón, por su parte, añadía un dato: “Cuando uno llega a los 65, todavía le quedan 20 años de vida. Esta edad de jubilación se estableció en 1919, cuando solo una de cada 100 personas que nacía llegaba a los 65. Hoy son 95 de cada 100, es un concepto totalmente trasnochado”.

Comparte este artículo: