Cerca de 200 personas protestan en Pozuelo contra la implantación de macrogranjas de porcino.

Comparte este artículo:

Cerca de 200 personas se concentraron ayer por la mañana en la plaza de la Iglesia de Pozuelo de Tábara para expresar su protesta por los proyectos de instalación de macrogranjas de porcino en la zona, concretamente, en Faramontanos de Tábara -donde hubo ya una manifestación-,Tábara, Cerecinos de Campos y en el propio Pozuelo.

“Parece que la idea de instalar una de esas explotaciones en Villafáfila ha perdido mucho empuje porque, al estar en plena Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila, hay muchas más complicaciones pero, en cualquier caso, queremos que no se instalen ese tipo de explotaciones en nuestras comarcas”, señaló, en declaraciones a la agencia Ical, Mercedes Alonso, representante vecinal y concejala socialista en la oposición en Faramontanos de Tábara.

Los manifestantes llevaban pancartas en las que se podía leer lemas como “Queremos agua, no purines”, “Cada uno tocamos a 40 cerdos. Yo no como tanto”, “Trabajo, ¡sí! Mierda, ¡no!”, “Tábara limpia. No macrogranjas”, “No a la contaminación del agua”, “Progreso, sí; mierda, no”, “Lo que a todos afecta solo puede ser decidido por todos” y “No más cerdos. Sobran chorizos”, y otros con un simple pero rotundo “Macrogranjas no”.

Durante la concentración, se leyó un manifiesto en el que se expuso con detalle los perjuicios que conlleva la instalación de este tipo de macroexplotaciones de ganado porcino. “Provocan graves problemas por la contaminación de acuíferos, el aire y la tierra; no generan puestos de trabajo como se dice y no son buenas para los ganaderos de la zona”, resumió Mercedes Alonso.

El próximo martes, día 13 de febrero, está prevista una reunión de representantes de las plataformas contrarias a las macrogranjas con técnicos de la Junta de Castilla y León para analizar la situación. “Desde luego, no vamos a parar. Seguiremos reivindicando hasta donde la Ley nos lo permita. No podemos consentir que nuestros pueblos acaben muriendo y este tipo de explotaciones no contribuyen en nada a mejorarlos”, aseguró.

“Hay muchos vecinos de varios pueblos y de todo signo. En este grupo no entendemos de partidos políticos, sino de gente normal y corriente que quiere asegurar la pervivencia de los lugares donde vive”, concluyó.

Entre los asistentes había vecinos de los distintos pueblos en los que se pretenden instalar macrogranjas, el alcalde de Puebla de Sanabria y senador socialista, José Fernández Blanco, el concejal del Ayuntamiento de Zamora Cristoph Strieder, y varios ediles socialistas de la comarca tabaresa.

Comparte este artículo: