Los ultras de Hogar Social se atrincheran en el Banco Madrid y logran aplazar su desalojo.

Comparte este artículo:

Los okupas de extrema derecha de Hogar Social no abandonarán, por el momento, la sede del Banco Madrid, edificio en el que se instalaron en abril del año pasado. Tras personarse en el lugar, la comisión judicial ha tomado esta decisión este viernes para evitar un enfrentamiento entre la Policía y los miembros y simpatizantes de este grupo radical concentrados.

El desalojo de Hogar Social de las antiguas oficinas de Banco Madrid okupadas desde abril de 2017 ha quedado aplazado ante la resistencia ejercida por los miembros de la organización de ultraderecha y la posibilidad de que se generara un conflicto con los agentes de Policía Nacional.

El Juzgado de Instrucción número 34 acordó en un escrito, fechado a 22 de enero, el desalojo del inmueble. La secretaría del Juzgado había comunicado a la organización la diligencia abierta por lanzamiento.

Cadena humana

Desde las 08.30 horas de este viernes unos sesenta miembros de Hogar Social han conformado una cadena humana alrededor de la puerta de la sede, situada en la plaza Margaret Thatcher de la capital. La expectación ante el desalojo ha ido creciendo conforme llegaba la hora prevista (09.30 horas), con multitud de medios de comunicación.

También se han personado tres patrullas de la Policía Municipal de Madrid desde primera hora de la mañana, con el objetivo de velar porque la jornada transcurriera con normalidad. A los pocos minutos también llegaron tres furgonetas de la Unidad de Intervención Policial (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía, dentro del protocolo habitual en los desalojos.

Pasadas las 09.30 horas de la mañana, la comisión judicial responsable del lanzamiento ha llegado a la plaza. Coincidiendo con su aparición, han emergido los cánticos habituales de la organización aún con más fuerza como “obrero y español” o “ayudas sociales para los nacionales”.

Tras casi media hora de conversaciones entre los responsables de la organización neonazi y los funcionarios judiciales, finalmente, pese a que contaban con los requisitos necesarios para proceder al lanzamiento con orden del Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid, se ha decidido aplazarlo para evitar males mayores, como posibles cargas policiales y enfrentamientos de mayor envergadura.

Convocatoria ante la ‘sede’

A través de sus redes sociales, Hogar Social había convocado a todo aquel que lo desease una hora antes de la fecha límite del desalojo frente a su ‘sede’. “Defiende a los que te defienden”, reclamaban en un mensaje, acompañado de la fotografía de un anciano al que ayudan a bajar unas escaleras.

Cuando se hizo público su desalojo, Hogar Social detalló a través de un comunicado que el edificio de Banco Madrid, que anteriormente albergaba “una central de blanqueo de capitales”, se ha convertido “gracias al esfuerzo, trabajo y cariño, en un hogar de veinte personas que se encontraban en la calle”.

Asimismo, desde Hogar Social aseguraron sentirse “preocupados” por el futuro de las personas que se encuentran en este edificio, “principalmente, dos menores de edad de 13 y 15 años, así como de un señor mayor de 81 años que, tras toda una vida trabajando, ha sido abandonado por el Estado”.

Comparte este artículo: