Decenas de afiliados y cargos locales dejan el PP con la mirada puesta en Ciudadanos

Comparte este artículo:

Las expectativas electorales comienzan a causar efecto. A falta de menos de año y medio para los comicios municipales y autonómicos, decenas de afiliados y varios cargos y pesos pesados locales del PP han abandonado ya la formación liderada por Mariano Rajoy y han anunciado sus intenciones de integrarse en Ciudadanos, lanzado en las encuestas. Fuentes de los populares confirman esta fuga y fuentes de la dirección encabezada por Albert Rivera admiten que dirigentes del partido conservador y del PSOE “están llamando a la puerta”.

Las filas del centro-derecha afrontan unos meses de fuerte marejada. La victoria de Inés Arrimadas el pasado 21-D ha disparado en las encuestas a Ciudadanos, centrado este 2018 en reforzar su presencia territorial, y los populares registran ya las primeras fugas destacadas en Andalucía y Extremadura. Fuentes del partido conservador no esconden su preocupación ante la posibilidad de que la formación de Rivera les arrebate poder local en los comicios de 2019 y, según inciden, han detectado también intentos de reclutamiento en otras comunidades, como Madrid, Galicia y Cataluña, donde sufrió un fuerte varapalo en las elecciones.

Ciudadanos ha intensificado en las últimas semanas su plan de expansión, con el objetivo de paliar sus carencias territoriales fuera de las ciudades. Pero la dirección repite que no va a dedicarse a hacer “política de fichajes” para las municipales y autonómicas. Además, añade que ha establecido filtros para evitar el aterrizaje de oportunistas y que sus candidatos deberán pasar por primarias. De hecho, los estatutos contemplan que para presentarse a este proceso de elección interno “será necesaria una antigüedad mínima en el partido de, al menos, nueve meses de militancia”. Eso sí, este documento prevé que el Consejo General, máximo órgano político entre asambleas generales, “podrá exceptuar este requisito”. A su vez, fuentes de la cúpula reconocen que se está trabajando en atraer al proyecto a “referentes” locales, aunque no tendrían por qué integrarse en las listas.

De momento, el éxodo popular se ha evidenciado de forma más flagrante en Jaén, donde el partido se ha roto. Dos de sus alcaldes y diputados provinciales, Miguel Moreno y Enrique Puñal, han  dejado el PP y se han pasado al grupo de no adscritos. Ambos han encabezado la salida de más de una decena de ediles —además, otra media docena de regidores ha amenazado con irse—. Todos ellos pertenecen al sector crítico con la dirección provincial, próxima al ministro Cristóbal Montoro, y reconocen sus contactos con la formación de Rivera: “Es cierto que Ciudadanos nos ha invitado. Pero también lo ha hecho VOX y Contigo Somos Democracia. Queremos ir todos juntos al mismo sitio o incluso podemos constituirnos en una nueva formación política”.

El PP también ha sufrido una estampida en Extremadura. Decenas de afiliados han abandonado la formación para darse de alta en Ciudadanos. Las bajas, que se concentran en la agrupación de Cáceres, incluyen al expresidente popular y exconcejal José Antonio Villa; al exedil Lázaro García; y a distintos exintegrantes de Nuevas Generaciones. Además, Jerónima Sayagués, exconsejera de Sanidad extremeña y exsubdelegada del Gobierno en Cáceres, también se ha ido del partido de Rajoy, aunque no ha dado el paso de incorporarse a la formación de Rivera.

“Uno puede cambiar”

Todos este movimiento refleja una cara nueva del pulso que mantienen el PP y Ciudadanos. “Uno perfectamente puede cambiar”, resume Lázaro García, que durante 12 años fue concejal de deportes en el Ayuntamiento de Cáceres. “El PP ya no es con lo que yo comulgaba”, prosigue en conversación telefónica. “Con Ciudadanos he hablado sobre la posibilidad de asesorarles a nivel deportivo, pero no quiero tener ningún cargo de responsabilidad ni estar en ninguna lista”, añade. Y explica: “No lo hemos hecho en conjunto, pero ha coincidido que las bajas han sido en tiempos semejantes”.

“Son gente que se han quedado fuera de la renovación que ha impulsado José Antonio Monago en el PP extremeño”, minimizan fuentes del PP regional. “Ahora pretenden buscar acomodo fuera”, opinan. “Y son casos contados. En la actualidad no eran ni cargos públicos ni militantes activos”.

El PP y Ciudadanos compiten por el mismo espectro electoral. Hasta ahora, la formación de Rajoy se ha impuesto a su competidor de centro-derecha en todas las convocatorias electorales de carácter nacional. Sin embargo, las expectativas del equipo de Rivera se han disparado tras la victoria de lnés Arrimadas el 21-D y el hundimiento de Xavier García Albiol

Desde entonces, los estrategas de las dos formaciones se preparan para las elecciones de 2019. Habrá andaluzas, regionales y europeas. Un escenario ideal para desentrañar una rivalidad electoral de la que no hay precedentes: el PP tiene por primera vez un rival capaz de seducir a los electores de centro derecha… y también a sus afiliados y antiguos cargos

Comparte este artículo: