La Fiscalía acepta ahora la libertad de los tres exjugadores de la Arandina acusados de acoso sexual a una menor

Comparte este artículo:

La Fiscalía de Burgos ha dado traslado reciente al Juzgado de Primera Instancia de Aranda de Duero, que lleva la instrucción por el presunto acoso sexual a una menor de 15 años por parte de tres exjugadores de fútbol del equipo de la Arandina, dos de ellos leoneses, un escrito en el que ahora argumenta no oponerse a la puesta en libertad de todos ellos, que permanecen en prisión desde el pasado 13 de diciembre.

Los exjugadores a los que se refiere son Carlos Cuadrado Santos ‘Lucho’, de 24 años y natural de Astorga; Víctor Rodríguez Ramos, ‘Viti’, de 22, de Ponferrada y exjugador del Bembibre; y Raúl Calvo, de 19.

Con el nuevo escrito, el Ministerio Fiscal da un giro al criterio que ha mantenido hasta ahora y apuesta por adoptar una serie de medidas, como la prohibición de que los tres jugadores puedan acercase a la menor y tener cualquier tipo de contacto con ella, así como imponer la obligación de comparecer los días 15 de cada mes y retirarles el pasaporte. La Fiscalía se pronuncia ante la  nueva petición de excarcelación realizada por los abogados de los futbolistas la semana pasada, a lo que el Ministerio Público responde textualmente que “nada opone a que se acuerde la libertad provisional de los investigados”.

El escrito abunda en que, considerando que la prisión provisional solo debe durar mientras subsistan los motivos que la ocasionaron, “es por lo que se interesa la puesta en libertad de los investigados, con la imposición de las medidas cautelares expuestas”.

En concreto, relata que ya no hay posibilidad de ocultar, alterar o destruir pruebas relevantes, puesto que ya se han practicado las diligencias necesarias. De la misma manera, entiende que la protección de la víctima quedará salvaguardada, imponiendo, como medidas cautelares, la prohibición de comunicarse con la menor con cualquier medio de comunicación, informático o telemático, contacto escrito, verbal o visual. Asimismo establece que los futbolistas no podrán acercarse a menos de mil metros (un kilómetro) de la denunciante.

Por último, considera que el riesgo de fuga se evitará obligándoles a comparecer los días 15 de cada mes y con la intervención de sus pasaportes.

Por su parte, el abogado de la acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor, se manifiesta nuevamente en contra de la posible puesta en libertad de los investigados, entendiendo que se mantienen las causas que justificaron su entrada en prisión.

Comparte este artículo: