Se mantiene la desigualdad laboral entre hombres y mujeres pese al descenso del paro femenino

Comparte este artículo:

Castilla-La Mancha, es la tercera comunidad autónoma que cerró el 2017 con mas desempleo femenino, solo superada por Extremadura y Andalucía

Según la Encuesta de Población Activa, el paro entre las mujeres ha superado a lo largo del año pasado en más de ocho puntos al de los hombres

A pesar del “notable” descenso que se ha producido en los dos últimos años, el desempleo femenino sigue por encima del 25%, frente al 15% del paro masculino

El año 2017 será recordado en Castilla-La Mancha por ser el primero desde 2009 en el que la tasa de paro bajó del 20%. Un balance positivo ya que la cifra ha ido descendiendo de forma progresiva, según refleja la Encuesta de Población Activa, desde el primer trimestre con un 22,48% de parados, a un 22,24, de abril a junio, pasando por un 18,6% en el tercer trimestre, hasta alcanzar el 19,74% en el cuarto y último trimestre del año, es decir entre octubre y diciembre.

En cuanto al paro femenino, el año 2017 ha reflejado una tendencia a la baja pero aún marcada por la brecha de género. Se ha pasado de un 27,72% de mujeres desempleadas en Castilla-La Mancha en el primer trimestre del año a un 25,12% en el último, es decir, de octubre a diciembre, un 2,6% menos. Este descenso se ha notado especialmente en las mujeres de entre 25 a 34 años, ya que en el primer trimestre había 30.100 desempleadas y se ha cerrado 2017 con 26.800.

Es cierto que el paro femenino en Castilla-La Mancha ha ido descendiendo de forma progresiva desde el primer trimestre de 2016, el último período en el que superamos el 30%. Desde entonces la tasa siempre ha sido menor hasta alcanzar el 25,12% del último trimestre del 2017. En cifras, de octubre a diciembre de 2017 se registraron 109.800 mujeres desempleadas en la región, lejos de las 120 mil del primer trimestre del año.

Sin embargo, la diferencia entre el paro masculino y el femenino ha sido notable también a lo largo de 2017. Aunque el desempleo entre las mujeres siempre es mayor que el de los hombres, al menos así ha sido en la última década, lejos de disminuir la diferencia se ha mantenido siempre por encima de los ocho puntos. Si nos fijamos en los dos últimos años, 2016 y 2017, los dos primeros años completos de la legislatura de Emiliano García-Page, la diferencia entre ambos sexos siempre ha estado por encima de esos ocho puntos, excepto en el tercer trimestre de 2016, donde se consiguió disminuir hasta el 7%.

Si comparamos la situación de Castilla-La Mancha con la de otras comunidades autónomas, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, sobre la Encuesta de Población Activa, nuestra región es la tercera con mayor tasa de mujeres desempleadas, un 25.12% en el cuarto trimestre del año, solo superada por Extremadura que cerró el 2017 con un 30,10% de desempleo femenino, seguida de Andalucía, con un 27,85%. Las tres comunidades autónomas han mejorado con respecto al mismo período del año anterior, pero apenas ha descendido la tasa en dos puntos en cada una de ellas.

El paro juvenil, marcado por la brecha de género

La desigualdad laboral entre hombres y mujeres queda especialmente reflejada entre los menores de 25 años. Castilla-La Mancha ha cerrado el 2017 con una tasa de desempleo juvenil femenino del 52,17% frente al 41,05% del sector masculino. Es cierto que en ambos casos ha bajado el número de parados si lo comparamos con el mismo período del año anterior, pero aún así siguen siendo cifras muy altas de desempleo.

Si nos fijamos tanto en el 2017 como en el 2016, los dos primeros años completos de la legislatura de Emiliano García-Page, el paro entre los menores de 25 años ha descendido en cerca de diez puntos, entre los hombres y en más de seis puntos entre las mujeres, pero la diferencia entre ambos sexos, al cierre de 2017 ha sido superior a diez puntos.

Comparte este artículo: