La Junta acelera los trámites para construir la central térmica de biomasa de Navatejera

Comparte este artículo:

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) oficializa la petición de licencia ambiental y urbanística de la polémica central térmica y red de calor y agua para la localidad del alfoz y la ciudad de León. Hay diez días de plazo para presentar alegaciones al proyecto.

Acelerón de la Junta de Castilla y León, a través de la empresa pública Somacyl dependiente de la consejería de Fomento y Medio Ambiente, al proyecto de la central térmica de biomasa y la red de calor y agua caliente de Navatejera. Este miércoles el Boletín Oficial de la Provincia de León recoge la solicitud en el Ayuntamiento de Villaquilambre de la licencia ambiental y urbanística necesarias para ejecutar el proyecto.

Con este anuncio se abre un plazo de diez días (hábiles) para consultar el expediente y poder presentar alegaciones. Esta es la tercera, y parece que definitiva, ubicación del polémico proyecto, tras intentar Somacyl primero situarlo en el barrio de Eras de Renueva, luego en el barrio de Cantamilanos del término municipal capitalino para acabar en Navatejera entre el Hospital de León y la Clínica Altollano.

Los pasados 28 de diciembre y 17 de enero la empresa pública presentó las solicitudes de licencia al consistorio, que ahora lo somete a información pública. Se trata de la primera fase del proyecto, que incluye la contrucción de la central térmica y la primera red de calor, que discurrirá por la propia Navatejera y hasta llegar al límite con la ciudad de León, donde se desarrollarán las siguientes fases, otras 5, para llegar a edificios institucionales y particulares interesados.

El coste de esta primera fase asciende a 5,4 millones de euros e incluye la instalación de dos calderas de biomasa de 12 MW útiles cada una en la central térmica. Luego podrá ampliarse con otras dos calderas de 10 MW más hasta completar el proyecto.

El proyecto ha sido contestado socialmente generando un movimiento vecinal contrario encabezado por la asociación Afubiona, aunque la Junta ha defendido estos proyectos de biomasa como positivos por ser una energía renovable que sustituye viejas calderas y reduce emisione, su efecto en la limpieza de montes y generación de empleo. Ponferrada, Fabero o Villablino son otros lugares donde se proyectan térmicas de biomasa para redes de calor, que también han generado controversia. Además, en Cubillos del Sil y Guardo hay previstas dos térmicas de biomasa más grandes pero que se dedicarán a generación eléctrica y promovidas por una empresa privada, Forestalia, aunque con apoyo del Gobierno autonómico.

Afubiona, que ya ha interpuesto dos demandas por posibles irregularidades en la venta de las parcelas por la Junta Vecinal de Navatejera, ha realizado un llamamiento a la ciudadanía para que se informe del proyecto y presente alegaciones en contra si así lo consideran conveniente. La asociación ha anunciado que presentarán alegaciones al proyecto además de denunciar oscurantismo por parte del Ayuntamiento de Villaquilambre al no haberles facilitado hasta el momento copia del proyecto. El miércoles 14 de febrero terminan los plazos para poder realizar alegaciones al proyecto.

Mientras Somacyl tramita las pertinentes licencias todavía no ha salido a licitación el proyecto de construcción, ya que dado el carácter de la empresa pública tiene que encargar a un tercero la ejecución de las obras. En el proyecto de Ponferrada el contrato de construcción incluía la puesta en marcha del edificio y la red de calor y dos años más de mantenimiento.

Comparte este artículo: