El BBVA gana 3.519 millones tras asumir pérdidas de 1.123 millones por Telefónica

Comparte este artículo:

El BBVA obtuvo en 2017 un beneficio neto de 3.519 millones de euros, un 1,3% más que en 2016, incluso tras asumir las pérdidas que se anotó en el último trimestre por el saneamiento de su participación en Telefónica, según ha informado este jueves la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El banco puso a precio de mercado su participación en Telefónica, que asciende al 5% de forma estable, lo que le ha supuesto realizar un cargo contra la cuenta de 1.123 millones por la fuerte caída que ha registrado el valor en Bolsa. De hecho, el beneficio del banco en el cuarto trimestre se situó en 70 millones de euros, frente a los 678 millones de un año antes.  El mercado recogió los resultados con ligeros aumentos del precio de las acciones (ver cotización).

Según ha explicado la entidad, en el cuarto trimestre de 2016, el resultado se vio impactado por la dotación de 577 millones antes de impuestos (404 millones después de impuestos) para cubrir las reclamaciones ligadas a las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios en España. Si se excluyen ambos cargos, es decir, el cargo por las pérdidas de la cotización de Telefónica de 2017 y el realizado en 2016 por las cláusulas suelo, el beneficio atribuido sería de 4.642 millones, un 19,7% superior al de 2016.

El presidente de la entidad, Francisco González, se ha mostrado satisfecho con estas cuentas y ha destacado que 2017 ha sido un buen ejercicio y que 2018 será aún mejor. Y ha añadido que “la fortaleza de los ingresos recurrentes y la mejora de la eficiencia demuestran que estamos dando pasos importantes en nuestra estrategia de transformación”. El BBVA prevé someter a la consideración de los órganos de gobierno correspondientes un pago en efectivo de 0,15 euros brutos por acción en abril como dividendo complementario del ejercicio 2017.

El año pasado el Grupo BBVA generó un margen de intereses, que refleja el negocio obtenido con los préstamos y depósitos, de 17.758 millones, un 4,1% más que el año pasado, “un máximo histórico, que también se vio en el cuarto trimestre. Esta partida, junto con las comisiones, impulsó el margen bruto hasta niveles récords de 25.270 millones”, recuerda la entidad en la nota enviada a la CNMV. El ratio de eficiencia (que mide lo que gasta la entidad por cada cien euros que ingresa) terminó en el 49,5%, nivel mejor al del año anterior, que era del 51,9%.

La tasa de morosidad descendió hasta el 4,4% frente al 4,9% de 2016, “el nivel más bajo desde junio de 2012”. La cobertura cierra el año en el 65%, inferior al 70% que tenía el banco en 2016, mientras que el capital exigible por el Banco Central Europeo, denominado CET 1 fully-loaded, se sitúa en el 11,1% a cierre de diciembre, por debajo del 12,2% de 2016.

Transformación digital

El proceso de transformación del banco ha avanzado, según la entidad. El BBVA cuenta con 22,6 millones de clientes digitales, un 25% más en términos interanuales. De estos,17,7 millones son clientes que se relacionan con la entidad a través del móvil, un 44% más que hace un año. Además, en seis países (España, Estados Unidos, Turquía, Argentina, Chile y Venezuela), los clientes digitales ya han sobrepasado el 50%.

Esta tendencia se aprecia también en las ventas. En diciembre, una de cada tres ventas era digital, cuando hace dos años era una de cada 10. En España, en 2017 representaban un 28,6% del total, que compara con un 17,1% del año anterior; en Estados Unidos representaban el 22,8% (versus un 19,4% de 2016); en México, avanzaron hasta el 21,7% (en 2016, un 11,9%); en Turquía, eran un 32,8% (frente al 25,2% del ejercicio previo); y, en América del Sur, el 36,9%, un porcentaje muy superior al de 2016 (15,4%).

En cuanto a las áreas de negocio, el 40,3% del beneficio procede de México, el 16,4% de España, el 16% de América del Sur, el 15,4% de Turquía, el 9,5% de Estados Unidos y el 2,3% de las participaciones en Eurasia. Las diferentes divisas con las que trabaja el grupo en estos países se han depreciado en el caso del peso mexicano, el dólar, el peso argentino, la lira turca y sobre todo el bolívar fuerte venezolano, que cayó un 90%.

México continúa siendo el pulmón del grupo, con un beneficio de 2.162 millones, un 9,2% más, gracias a la actividad crediticia para pymes, préstamos para la compra de coches y el negocio de las tarjetas de crédito.La clave en este país es el elevado margen que se obtiene con los créditos sobre todo si se mantiene baja la tasa de morosidad, que para el BBVA es del 2,3%; los tipos están en el 7,25% con una inflación del 6,5%.

En España mejora por las menores provisiones

En España el BBVA logró 1.381 millones, un 52,7% más, por la caída de las provisiones ya que los riesgos dudosos descendieron un 8%. Los tres márgenes de la cuenta de resultados presentaron caídas, con una bajada del 1,6% en los créditos concedidos en 2017 frente a los del ejercicio anterior, un 1% menos en depósitos y una subida del 10,5% en los fondos de inversión y en los de pensiones.

El lastre del ladrillo continúa pesando en las cuentas del BBVA. La unidad inmobiliaria perdió 501 millones, un 16% menos que en 2016. El año pasado la exposición neta al sector inmobiliario fue de 6.416 millones, un 37% inferior “por las operaciones mayoristas llevadas a cabo” sin tener en cuenta el acuerdo anunciado con el fondo Cerberus.

El banco tiene pendiente cerrar una venta a Cerberus que se realizará mediante la creación de una sociedad a la que el BBVA aportará activos inmobiliarios con un valor bruto de 13.000 millones. La entidad espera que se valore en 5.000 millones y tras la venta a Cerberus del 80% de las acciones, ingrese unos 4.000 millones. El banco advierte que se cerrará la operación “en la segunda mitad de 2018” por lo que todavía se desconoce el impacto que tendrá en beneficio y en capital.

Turquía, pese a la depreciación de la lira, aporta 826 millones al resultado consolidado, un 38% más, gracias a los importantes márgenes de negocio que obtiene en este país. Pese a la convulsa situación geopolítica del área, esta economía creció un 11% en el tercer trimestre de 2017, según cifras oficiales, y registró una inflación del 12%, con los tipos de interés en el 12,75%. El BBVA controla el 49,85% del turco Garanti, que elevó un 14% el crédito con una morosidad del 3,9% frente al 2,7% del año pasado.

En América del Sur el BBVA ganó 861 millones, un 11,6% más gracias a Argentina, Colombia, Chile y Perú. La situación empeoró en la filial de Colombia cuyo beneficio descendió un 7,3% y la morosidad subió del 3,5% al 5,3% en 2017.

En Estados Unidos el banco presidido por Francisco González ganó 511 millones, un 11% más, con ligeros aumentos en los créditos, los depósitos y caída de la morosidad hasta el 1,2%.

 

Comparte este artículo: