La teoría de King Kong de Virgine Despentes, de los primeros libros que me leí de feminismo

Comparte este artículo:

¿Como llegue a leerla entonces? Pues recién comenzaba a interesarme por el feminismo, busque en páginas “feministas” libros recomendados, era uno de los que más recomendaban, bueno ya sabéis si ponen feminismo y te lo recomiendan pues te lo crees. No solo eso, en cualquier librería lo vas a encontrar en la sección de feminismo.

Y así es como comienzas en la actualidad con el feminismo, con un libro totalmente neoliberal, el mensaje que lanza a las mujeres es:

Te han violado, supéralo para pasar hambre dentro del capitalismo y que venga otro hombre a violarte, coges, dejas de llorar y te empoderas, pero…. ¿Cómo te empoderas? pues pensando que para que te violen gratis, es mucho mejor poner un anuncio y quedar con hombres viejos “que no tocarías ni con un palo”, pero que les vas cogiendo “cariño”.

Resuelto el problema ahora te violan por 300 euros la hora, ¡eso sí!, durante tu juventud, mientras te vas drogando y alcoholizando, no porque en el fondo te de asco que te violen, sino porque eres “una loca libre” que estás disfrutando de la vida y no tiene nada que ver que eso te ayude a evadirte de que te violan. Encima como tus relaciones con hombres son una puñetera mierda, acabas pensando que tu mejor sexo ha sido con esos hombres que te han violado a cambio de dinero, porque eres muy libre y mientras vas drogada te han hecho tener orgasmos y estás super feliz de la vida. No se puede explicar sin uso de la ironía. Luego te cansas de ello, no porque en tu interior pienses que te siguen violando y la has cagado con eso de la libre elección, sino que te vas al porno, ahí ya eres super feminazi, ya no te violan a ti, ahora montas películas donde van a violar a otras pero como lo hace una mujer pues son super empoderantes esas violaciones.

Me imagino una chica de 16 años, leyéndolo como su primer libro feminista, porque a ella le paso lo mismo que a mi, es lo que recomiendan.

Su primera relación fue un chico que sin molestarse en su placer la penetró dolorosamente y ella se aguantó porque todo el mundo le explicó que su primera vez iba a ser una violación “consentida” (no lo digo yo, lo dice Simone), ella quiere lo que Despentes relata, quiere tener relaciones con hombres donde tenga orgasmos múltiples y no dolor cada vez que la penetren. Así llega a los perfiles de María Riot, Amarna Miller y muchísimas mujeres que relatan cómo disfrutan del sexo empoderante en el porno y la prostitución, está deseando cumplir la mayoría de edad para poder ganar muchísimo dinero y liberarse sexualmente. Mientras tanto juguetea con los chicos, ya sabemos mejor cantidad que calidad, mientras visualiza pornografía, aprende que para disfrutar del sexo, tienen que cogerte de los pelos, azotarte como a los niños que se portan mal, llamarte puta y penetrarte salvajemente.

50 sombras de grey es la punta del iceberg de lo que las jóvenes reciben todos los días en redes

Ella no sabe qué es un prolapso vaginal o quistes en su vagina, por ese sexo empoderante que está desgarrandote los músculos de la vagina, hasta que a los 30 años hayas perdido tu sensibilidad por completo, eso a Despentes, Riot y Millet se les olvidó mencionarlo.
Tampoco te van a decir que 5 chicas como ellas, han muerto “sospechosamente” por sobredosis cuando mas éxito tenían en el porno en los últimos meses, ni que con 25 años estas en el final de tu carrera con la vagina y el ano destrozados, sin dinero ahorrado porque te lo gastaste en implantes mamarios, blanqueamiento anal, peluqueria, maquillaje, ropa, drogas y alcohol, todo de tu bolsillo. No te van a decir que esas chicas en su twitter hablaban de lo maravilloso que era el porno, pero que decidieron quitarse la vida porque ya no aguantaban la violencia y humillaciones que día tras día sufrían de sus compañeros, directores, consumidores de sus películas y de sus parejas.

¿Vamos a seguir negando que hay un sistema armado para reclutar a las mujeres jóvenes a la violación “consentida”?, el deseo sexual no es la violación y violencia de género en la cama.

50 sombras de grey es la punta del iceberg de lo que las jóvenes reciben todos los días en redes. Pedagogía de la violencia sexual disfrazada de feminismo, normalizar la violencia hacia las mujeres, prepararlas para no tener placer sexual sin necesidad de ablaciones, la pornografía nos mutila psicológicamente lo que es realmente el placer de las mujeres.

Comparte este artículo: