La Junta de Castilla y León se olvida del Medio Ambiente y prioriza objetivos y proyectos insostenibles “marca de la casa”

EL CONSEJERO DE MEDIO AMBIENTE, JUAN CARLOS SUÁREZ QUIÑONES, SUJETA UN MAPA.
Comparte este artículo:

“La importancia del medio ambiente para el ejecutivo regional queda perfectamente reflejada en el presupuesto de la consejería de Fomento y medio ambiente. Los datos hablan por si solos, de los más de 200 millones/euros presupuestados para esta consejería, más de 160 millones se destinarán a ejecución de obra e inversiones en vivienda, infraestructuras (construcción de carreteras principalmente), prácticamente todo el presupuesto, frente a los 64 millones que se destinarán para inversiones en el medio natural, muchas de las cuales son antiambientales, y solamente 40.000 € se destinarán a desarrollo rural. Un año más la Junta de Castilla y León prioriza objetivos y proyectos insostenibles “marca de la casa””.

Esta es la valoración global que hace Ecologistas en Acción de las cuentas presentadas para este año por la Junta en Materia de Medio Ambiente: “Si de verdad hubiera una clara intención de conservar y proteger el Patrimonio Natural de la comunidad, el presupuesto estaría más equilibrado con proyectos que no fueran antagónicos y donde prevaleciera una idea de avanzar hacia un modelo de desarrollo más real y sostenible teniendo como referencia, entre otros, los acuerdos internacionales sobre cambio climático”.

La organización considera que “lejos de apostar por un modelo más acorde con el siglo XXI, la Consejería que se supone de medio ambiente de la Junta de Castilla y León, sigue apostando por licitaciones que no cumplen con el objetivo de compra verde de su Acuerdo 64/20161 (la compra de bolsas de plástico, carburantes para vehículos,…), ni se incorpora la sostenibilidad en las contrataciones de los suministros de energía eléctrica sino que se sigue apostando por electricidad procedente de energía nuclear y de la quema de combustibles fósiles”.

“Siguiendo con la política neoliberal de transformar el Patrimonio Natural en un bien económico más, la Junta de Castilla y León nos vende como inversión en medio ambiente un Plan de Infraestructuras en los espacios naturales, con un coste (previo crédito) de 26 millones/euros, con el objetivo de potenciar esta red de espacios, el objetivo es revitalizar las zonas de influencia de estos espacios, pero de hecho no hay proyectos serios de dinamización social, ni inversiones útiles y necesarias que permitan la vida en el medio rural (solamente 40.000 € para 2018), así como tampoco aparece como prioridad la conservación de espacios y especies”, denuncian.

En cuanto a materia de residuos, “se siguen sin cumplir los objetivos de reciclaje, con datos preocupantes y que muestran síntomas de estancamiento, en torno al 30 % en reciclaje de envases, porcentajes bajísimos de reutilización y reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos y el total olvido de trabajar con vistas a cumplir los nuevos objetivos de la Ley de residuos en la recuperación de la materia orgánica”.

“La consejería sigue sin elaborar los planes de calidad del aire, ni mejorar la ubicación y distribución de las estaciones de contaminación atmosférica como exigen las directivas europeas al respecto. No sólo estamos hablando de medio ambiente, este es un tema que influye directamente en la salud de las personas, sin embargo parece que es un tema no prioritario para el ejecutivo regional”, valora Ecologistas que considera que “la apuesta es clara en favor de la construcción de carreteras y viviendas y la fragmentación del territorio, en un escenario donde la sequía vivida en 2017 es uno de los efectos evidentes del cambio climático”.

Emplear el 70 % del presupuesto en proyectos que tienen un coste ambiental elevado nos parece una absoluta barbaridad, no sólo porque profundiza en el modelo de desarrollo territorial petrodependiente al fomentar el vehículo privado, los transportes por carretera y el cemento, lo que supone una clara apuesta por seguir emitiendo gases de efecto invernadero, sino porque se sigue dejando de lado la red de tren convencional, la rehabilitación y la eficiencia energética en las viviendas”, indica el colectivo antes de critica que “la despoblación es una de las grandes lacras de nuestro territorio y no se debe al lobo o a la fauna salvaje como dice nuestro Consejero, sino precisamente a las políticas que apuestan por un modelo que da prioridad a los intereses económicos por encima de las personas”.

Comparte este artículo: