Puigdemont, en Copenhague pese al riesgo de ser arrestado

Carles Puigdemont
Carles Puigdemont
Comparte este artículo:

 

Por primera vez desde que llegó a Bélgica hace unos 80 días, Carles Puigdemont se ha aventurado a abandonar el país rumbo a Dinamarca a pesar de la amenaza de que la Justicia española vuelva a activar una orden europea de detención y entrega contra él. El cabeza de lista de Junts Per Catalunya ha aterrizado a las 8.17 horas en Copenhague, a bordo del vuelo FR201 de la compañía Ryanair que ha salido a las 6:55 horas de Charleroi (Bruselas Sur, en la jerga de la aerolínea) y tiene previsto participar hoy a las dos de la tarde en un debate universitario sobre la situación política en Catalunya y sus efectos para Europa.

Puigdemont ha viajado en primera fila junto con Josep Maria Matamala, el amigo personal de Girona que le acompaña desde que llegó a Bélgica, y el mosso de escuadra que en sus capacidades personales le hace labores de protección en el extranjero. Llevaban equipaje ligero. La agenda del expresident en la capital danesa incluye un encuentro con diputados del Parlamento danés que en principio tendrá lugar mañana, aunque esta cita está en el aire, según fuentes próximas.

Carles Puigdemont, esta mañana en el aeropuerto de Charleroi
Carles Puigdemont, esta mañana en el aeropuerto de Charleroi (Beatriz Navarro)

Nada impide a Puigdemont hacer uso de su derecho a la libre circulación en Europa. Pero la Fiscalía General del Estado anunció ayer que, si obtenía confirmación policial de que iba a salir de Bélgica, solicitará al Tribunal Supremo que emita una nueva euroorden contra él para lograr que cumpla sus obligaciones con la Justicia española.

El juez Pablo Llarena, que heredó la causa de la Audiencia Nacional, decidió retirarla el pasado cinco diciembre aduciendo que los miembros del Govern cesado habían expresado su deseo de volver a Catalunya tras las elecciones y el riesgo de que ‘los cinco de Bruselas’ se encontraran en una situación procesal más ventajosa que los otros encausados, ya que Bélgica -dado que los delitos que se le imputan no están en la lista estándar de la euroorden- podría entregarlos para ser juzgados por menos delitos de los que se le imputa. El abogado de Puigdemont en Barcelona, Jaume Alonso-Cuevillas, le había recomendado que desistiera del viaje ante las altas posibilidades de que sea arrestado. El exalcalde de Girona ha decidido asumir los riesgos y poner a prueba a la Justicia española con el foco de la atención internacional puesto sobre él.

En caso de que el Supremo accediera a la petición de la Fiscalía y Puigdemont fuera detenido en las próximas horas en suelo danés, su entrega a España tampoco sería automática. En ese momento comenzaría un proceso de examen de la euroorden similar al que se vivió en Bélgica el año pasado pero que podría culminar quizás con menos condicionantes a su entrega. La legislación danesa no pone tanto énfasis como la belga en la equivalencia de los delitos con su código penal, que prevé duras penas a los intentos de secesión de una parte del Estado en determinadas circunstancias. Según el letrado de Puigdemont, “no se dan los requisitos más visibles para que se pueda hablar de rebelión” pero, no obstante, su consejo había sido que no viajara a Dinamarca. Puigdemont, decidido a llevar al extremo su estrategia de tensión para poner de relieve la excepcionalidad de sus situación, ha optado finalmente por seguir su propio criterio.

Comparte este artículo: