El extesorero del PP cree “evidente” que hubo casos de corrupción en su partido.

Comparte este artículo:

Las confesiones que se están produciendo en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional sobre la rama valenciana del caso Gürtel están sacando a la luz prácticas de corrupción que causan vergüenza en el PP –cuya supuesta financiación irregular en dicha comunidad es el hecho que se juzga– y ante las que nadie cierra los ojos. A las palabras de dirigentes populares que piden el esclarecimiento de lo ocurrido y rapidez a la justicia en esa labor se sumó ayer otra voz especialmente autorizada, por haber sido tesorero del PP y por su responsabilidad institucional presente, la de José Manuel Romay Beccaría, actualmente presidente del Consejo de Estado. Preguntado sobre el asunto en los pasillos del Congreso, Romay consideró “evidente” que “algunos casos” de corrupción y financiación irregular “se han podido producir” en las filas populares.

El criterio de Romay Beccaría tiene especial interés porque entre las misiones que le ha encomendado el líder del PP y hoy presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a lo largo de los años figuró la de tomar las riendas de las finanzas de los populares en una fase conflictiva y delicada, recién producida la dimisión del extesorero del PP Luis Bárcenas, acusado de amasar una fortuna mientras desempeñó aquella responsabilidad. En sus declaraciones de ayer, Romay se refirió a esa etapa de su gestión económica en el PP, entre el 2010 y el 2012, afirmando que en dicha fase no detectó ningún comportamiento “incorrecto”, por lo que considera que fue una experiencia “muy satisfactoria”.

El presidente del Consejo de Estado estuvo al frente de las finanzas populares

El presidente del Consejo de Estado fue preguntado en los pasillos del Congreso –donde acudió para comparecer ante la comisión que estudia la modernización del Estado autonómico– sobre la rama valenciana de Gürtel. En particular, sobre si conocía que hubiera existido financiación irregular del PP en Valencia, a lo cual respondió: “No, desde luego mi conocimiento del PP es muy satisfactorio”. Pero a renglón seguido fue cuando manifestó que lo que sí “parece evidente” es que “se han podido producir algunos casos” de corrupción y financiación irregular en el PP.

Romay, en todo caso, no aludió a episodios concretos. No son pocos, sin embargo, los casos abiertos ante distintos órganos judiciales y que apuntan en esa dirección. Aparte del juicios sobre la trama de Gürtel en Valencia –donde el cabecilla de la red, Francisco Correa, ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía para colaborar con la justicia a cambio de una reducción de las penas solicitadas–, acaba de terminar el juicio por las actividades de la misma red en su primera etapa en Madrid. Este caso está actualmente a la espera de que se dicte sentencia, mientras sigue, entre otros, el constante goteo de noticias sobre supuestas prácticas de corrupción en la gestión del Canal de Isabel II, la entidad que abastece de agua a Madrid, que efectuó costosas inversiones en países latinoamericanos, con adquisición de empresas presuntamente sobrevaloradas.

Comparte este artículo: