Un cementerio público de Madrid con simbología fascista acoge actos de La Falange.

Comparte este artículo:

1 de noviembre de 2017. Lugar: cementerio de los mártires de Aravaca, de titularidad pública del Ayuntamiento de Madrid. En el fondo se aprecia un escudo de la España franquista, otro de la Falange y otro de los Reyes Católicos junto al mensaje “Por dios y por la patria ¡Presentes!”. La plana mayor de Falange, entre los que se incluye su jefe nacional, Manuel Andrino, se dirige al público asistente. Brazo derecho en alto. Cantan el Cara al Sol a pleno pulmón. Después vociferan: “España, ¡una!, España, ¡grande!, España, ¡libre!. Caídos por Dios y por España, ¡presentes! Ramiro Ledesma, ¡presente! José Antonio Primo de Rivera, ¡presente! Arriba España, ¡arriba!“. Aplausos.

Esta escena se dio el pasado 1 de noviembre de 2017 en el cementerio público de los mártires de Aravaca. No es la única. La estampa se repite desde hace muchos años. En el último Día de Todos los Santos se realizó una misa, oficiada por el obispo auxiliar de la archidiócesis de Madrid Juan Antonio Martínez Camino y organizada por la Asociación familiar pro-mártires de Aravaca, y, después, se celebró el acto fascista, que había sido comunicado a la Delegación del Gobierno de Madrid. “Se trata de una concentración y es un derecho reconocido constitucionalmente”, apuntan a Público desde Delegación del Gobierno.

El espacio elegido es emblemático. Es el cementerio de los mártires de Aravaca, un recinto cerrado, pero de titularidad municipal, en el que yacen 800 personas, entre las que se encuentran afines al golpe de Estado franquista y religiosos que fueron ejecutados durante la Guerra Civil. Muchos de ellos sin juicio previo. Entre ellos se encuentra Ramiro Ledesma Ramos, fundador de las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas (JONS), dos hermanos del ministro franquista Serrano Súñer y 26 beatificados por la Iglesia Católica.

El camposanto se mantiene cerrado al público y es “custodiado” por la Asociación familiar pro-mártires de Aravaca, tal y como su presidente, Antonio Regueiro, afirma a Público. La misa del 1 de noviembre en honor a los “mártires” se celebra en este lugar desde los primeros años de la dictadura. En uno de los muros del cementerio, se mantiene visible la simbología fascista, como el escudo de la España franquista o los yugos de Falange, que pueden vulnerar la Ley de Memoria Histórica.

Así lo asegura el Consistorio de Madrid que, contactado por este medio, asegura que el Comisionado de la Memoria está estudiando la simbología fascista que pervive en el Cementerio y que su conclusión vendrá dada en un informe que se conocerá en primavera, aunque advierten de que “a priori” tanto el escudo del aguilucho como el de los yugos violan la Ley de Memoria Histórica por lo que, de confirmarse tras el estudio jurídico, serían removidos del cementerio.

La opinión no es compartida por Antonio Regueiro, que recuerda que el día que se aprobó la Constitución el escudo de España era el del Águila de San Juan. “Por lo tanto, es un escudo constitucional“, señala. “Nosotros nos encargamos de la misa de cada año y hacemos tareas de mantenimiento. Si nos piden entrar unas monjas, pues les abrimos. Si nos lo piden falangistas, que también tienen muertos ahí, pues le abrimos. Unos van de negro y otros de azul y ya está”, señala.

El obispo auxiliar de la archidiócesis de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, oficia la misa en honor a los mártires.-  ACCIÓN JUVENIL ESPAÑOLA
El obispo auxiliar de la archidiócesis de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, oficia la misa en honor a los mártires.- ACCIÓN JUVENIL ESPAÑOLA
 Una misa y un canto a luchar en Catalunya por España

El pasado 1 de noviembre, apenas unas horas antes del acto de Falange, el obispo auxiliar de la archidiócesis de Madrid Juan Antonio Martínez Camino ofició, como viene siendo habitual, una misa en el mismo cementerio ante el escudo de Falange y el de la España franquista. La misa se celebra en ese lugar desde el inicio de la dictadura franquista. Casualmente, se trata del mismo sacerdote que más radical e intransigente se mostró en temas como el matrimonio homosexual,​ la ley del aborto de Zapatero o la enseñanza de la religión en la etapa de la educación obligatoria. “Las relaciones homosexuales son objetivamente desordenadas”, defendió Martínez Camino para negar el matrimonio igualitario.

Fernando Maqueda, Jefe nacional de juventudes Falangistas
Fernando Maqueda, Jefe nacional de juventudes Falangistas, con el distintivo de la cruz gamada nazi.

Tras la ceremonia religiosa fue el turno del acto de La Falange. En este 1 de noviembre intervino su jefe nacional, Manuel Andrino, condenado por el asalto a Blanquerna a cuatro años de prisión y que ese mismo día tenía que haber ingresado en la cárcel, pero la ejecución de la condena fue suspendida. Su discurso versó en atacar duramente la “mamarrachada de Halloween”, una “horterada anticatólica y antiespañola”. “Camaradas, como los que aquí nos encontramos sentimos el orgullo de lo español y recordamos como se merecen a los que que dieron su vida por una España mejor, les gritamos alto, fuerte y claro: caídos del cementerio de mártires de Aravaca, ¡presentes!, Ramiro Ledesma Ramos, ¡presente!, arriba España, ¡arriba!”.

Acto seguido fue el turno de Fernando Maqueda, Jefe nacional de juventudes falangistas, que centró su mensaje en la crisis del Estado con Catalunya: “Ni la legalidad ni la democracia están por encima de España. España ni se vota ni se debate. Se defiende”, espetó al público Maqueda, que viste la camisa azul, con el escudo nazi que probablemente portó su abuelo, integrante de la Divisón Azul que Franco envió a combatir junto a Hitler.

“Nuestro mensaje a las instituciones es claro: si ellos no están dispuestos a defender España que no se preocupen. Aquí hay españoles dispuestos a hacerlo con nuestras vidas. No sólo con la legalidad en la mano”, prosigue Maqueda, que recuerda a todos los asistentes que La Falange es “una milicia y no un club social o un partido democrático que hace ágapes”. “Derramaremos nuestra sangre por España porque la amamos”, sentencia.

Jefe nacional de Falange, Manuel Andrino, que ese mismo día, 1 de noviembre, tendría que haber ingresado en prisión
Jefe nacional de Falange, Manuel Andrino, que ese mismo día, 1 de noviembre, tendría que haber ingresado en prisión

Comparte este artículo: