CHD supedita los embalses plurianuales a la modernización.

Los vecinos del casi medio centenar de pueblos anegados por un pantano no olvidan, pese al paso de las décadas, las raíces que dejaron bajo el agua
Los vecinos del casi medio centenar de pueblos anegados por un pantano no olvidan, pese al paso de las décadas, las raíces que dejaron bajo el agua
Comparte este artículo:

El organismo regional considera inviable acometer nuevas infraestructuras si se mantiene el riego a pie.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) impulsará este año nuevas regulaciones en las subcuencas de los ríos Órbigo, Carrión y Adaja, recogidas todas ellas en el Plan Hidrológico, y trabajará en proyectos paralelos. Estas acciones se suman a la exención del pago del canon de regulación y de la tarifa del agua de la campaña 2017 -de la que se pudieron aprovechar los regantes del canal Toro-Zamora y San José- y a la posibilidad de acometer nuevos embalses plurianuales que aliviarían la situación en periodos de sequía como el que actualmente se vive actualmente, tal y como avanzó el comisario de Aguas del organismo de cuenca, Ángel González.

“En la cuenca del Duero hasta ahora no han sido necesarios porque con la regulación actual servía, pero ahora las características son otras y la situación es nueva, aunque parece que cada vez más frecuente”, comentó González Santos en declaraciones a Ical. Esta medida es tan solo una propuesta y de momento el comisario de Aguas señala que modificar que la directiva para modificar masas de agua es “muy exigente y requiere de unos argumentos y necesidades muy claras para llevar a cabo estas actuaciones”.

A renglón seguido, Ángel González abogó por la modernización de las estructuras de regadío; argumentación que le sirvió como crítica a las comunidades que todavía practican el riego tradicional: “No se puede pedir regulación plurianual mientras existe riego a pie”, comentó.

González reconoció que la situación es “bastante justita de agua”, con reservas que rondan los 600 hectómetros de agua, cantidad claramente inferior a las medias de los últimos años. En consecuencia, pidió prudencia y esperar a los meses de enero y febrero, aunque también declaró que “en estos momentos la tendencia es buena, en paralelo con el año pasado”.

En lo que respecta a los canales que trascurren por tierras toresanas, Toro-Zamora y San José, las estadísticas de agua embalsadas no dejan mucho margen para la esperanza. Tanto el presidente del primero, Pedro Pablo Ballesteros, como del segundo, Antonio Roldán, han afirmado de forma categórica que de seguir esta tendencia “no habrá campaña en el año 2018”. No solo se necesita que se incrementen las precipitaciones, sino que se requiere que llueva en abundancia.

Sistema Pisuerga

En estos momentos, el Sistema Pisuerga, que abastece con sus tres embalses (Requejada, Cervera y, sobre todo, Aguilar) a los canales zamoranos, se encuentra bajo mínimos. Los tres pantanos albergan actualmente 68,1 hectómetros cúbicos, de los 487 que podrían llegar a retener. Es decir, que el Sistema Pisuerga se encuentra a un 14% de su capacidad, lejos del 32,7% del pasado año durante estas fechas o del 45,7% de media que ha mantenido durante los últimos 10 años.

Comparte este artículo: