Un guardia civil denunciado por agresión ultraderechista en Barcelona

Comparte este artículo:

Las fuerzas policiales que el gobierno destinó a Catalunya para impedir el referéndum del 1 de octubre y que todavía permanecen allí en el marco de la aplicación del 155, han vuelto a protagonizar un nuevo incidente en Barcelona. Según informa el diario ARA esta vez un guardia civil ha sido denunciado por arrancar una bandera independentista, agredir a una persona y encararse después con los Mossos cuando acudieron al lugar. 

 

Denuncian a un guardia civil que arrancó una estelada, agredió a un hombre y se encaró con los Mossos 

Los policías catalanes tuvieron que reducir al agente español para que se identificara, pero él también ha denunciado al ciudadano

Una patrulla de los Mossos d’Esquadra redujo e identificó el sábado al atardecer en Barcelona a un agente de la Guardia Civil fuera de servicio que acabó denunciado por haber arrancado una estelada, haber agredido a un ciudadano, desobedecer a los Mossos y faltarles al respeto, según ha podido saber este diario y han confirmado fuentes de la policía catalana. El agente español, por su parte, también denunció al ciudadano por haberlo agredido y lo acusa de increparlo y atacarlo tan sólo para ser policía. Fuentes de la Guardia Civil han admitido a ARA que también han abierto una investigación interna para aclarar qué pasó.

Hacia las ocho de sábado, una patrulla de los Mossos d’Esquadra que hacía la ronda recibió un aviso del 112 de un hombre que quería denunciar que lo habían agredido en la Barceloneta. Cuando los agentes llegaron al cruce de la calle Balboa con el paseo Joan de Borbón, el ciudadano se acercó y señaló al hombre que aseguraba que lo había atacado. Les dijo que había visto como arrancaba una bandera independentista de unos bajos, se lo recriminó, y lo atacó.

Cuando los Mossos fueron donde estaba el presunto agresor este de entrada se negó a identificarse de malas maneras. Según fuentes con acceso a datos del caso estaba muy alterado y pretendía que lo dejaran marchar, y dijo a los policías catalanes que era guardia civil. Al final lo tuvieron que reducir, y dos compañeros del guardia intercedieron para calmarlo, pero aún así insultó a los Mossos -los llamó “payasos“– y se negó a colaborar. Según algunos testigos el hombre parecía bebido.

Finalmente lo pudieron identificar y aseguró que lo único que había pasado es que el ciudadano había sabido que era guardia civil y lo había increpado y atacado tan sólo por eso. Los dos requirieron atención médica. A pesar de la falta de de colaboración del guardia civil fuera de servicio, y de que los Mossos lo denunciaron por desobediencia y falta de respeto a agentes de la autoridad, lo dejaron marchar después de identificarlo y no se lo llevaron arrestado. La Guardia Civil ha abierto una investigación interna, según fuentes del cuerpo, y tomará las medidas que correspondan independientemente del proceso judicial.

Este no es el primer incidente que protagonizan en Barcelona agentes españoles fuera de servicio desde que el gobierno de Mariano Rajoy envió miles a Cataluña para intentar impedir el referéndum del 1-O. Muchos continúan en el puerto, cerca de la Barceloneta, alojados en los barcos ‘Raphsody’ y ‘Azzura’. No muy lejos de donde se produjo este incidente del sábado, en el barrio del Born, a finales de octubre siete policías nacionales se pelearon con los camareros del bar –que se pensaban que eran catalanes. Uno de los implicados en la pelea, según avanzó ‘El Periódico’ el viernes, es un inspector que comanda 250 antidisturbios enviado a Cataluña para reprimir el 1-O.

Comparte este artículo: