Los jóvenes de 26 años en paro y los españoles en el extranjero siguen sin tarjeta sanitaria

Comparte este artículo:

Todos los partidos políticos se han llenado la boca en la campaña electoral afirmando como un derecho la sanidad universal. Pero la realidad es bien distinta. Los jóvenes en paro con más de 26 años sólo puede ir gratis a urgencias. Una situación similar viven estos días los miles de españoles que trabajan en el extranjero y que han vuelto a casa por Navidad.

Tarjeta sanitaria de Catsalud

Tarjeta sanitaria de Catsalud

En la actualidad, cuando una persona nacida en España cumple 26 años, tiene total cobertura de salud sólo si trabaja, estudia o padece una minusvalía del 65%. Si no es así,  no tiene derecho a la tarjeta sanitaria que usaba el día anterior. Esto es lo que contiene el Real Decreto de 2012, el mismo que dejó sin asistencia de salud a los emigrantes. A partir de ahí, las familias con recursos suscriben pólizas de asistencia privada y las menos favorecidas se inician en un peregrinaje de caminos legales y trámites que, con perseverancia y buena información, llegan a paliar la falta de lo que creíamos un derecho consagrado. De no realizarse estos trámites, los jóvenes podrán ser atendidos en urgencias, ya sea de ambulatorio o de hospital, pero no tendrán un seguimiento continuo con su médico de familia.

“En muchas ocasiones – afirma Marco Loma, del Movimiento de Trabajadores Asamblearios de Sanidad-  con usar urgencias no es suficiente porque a parte de pedir las pruebas, el enfermo necesita una continuidad en el tratamiento. Para ello hay grupos de apoyo en los barrios que estudian los recovecos de la ley y ayudan a estos jóvenes a informarse y tramitar sus papeles, como lo hacen con inmigrantes o con parados de larga duración”. 

Los intrincados caminos legales

Lo más utilizado para acceder a la sanidad pública completa es obtener un certificado de pobreza, tal y como dice el decreto, o inscribirse en el paro. La modificación de la ley de 2012 vinculó la atención sanitaria a la cotización a la Seguridad Social, que se mantiene por impuestos. Como además, cada comunidad autónoma lo ha aplicado de una forma distinta, los jóvenes españoles en paro, que lideran el ranking en Europa se encuentran con requisitos más o menos complicados según donde vivan.

 
 
 
 
Los emigrantes sin papeles en Madrid son tratados como todos los demás, pero esto no pasa en Guadalajara

Miguel Ángel Ordinas

Miembro de la Asociación de Vecinos La Flor (Madrid)

El Gobierno, ante la envergadura de la demanda, ha puesto en marcha una consulta online para averiguar la situación de cada cual, y a partir de ahí, empezar el peregrinaje burocrático. Lo que ocurre es que mientras se solucionan los documentos, los jóvenes viven en un limbo legal a merced de las  interpretaciones de cada comunidad, tal y como sucede con los inmigrantes sin papeles.

Según la experiencia de Miguel Ángel Ordinas, miembro de la Asociación de Vecinos La Flor, una de las más activas en ayuda a jóvenes y emigrantes, explica que “los emigrantes sin papeles en Madrid son tratados con medicinas como todos los demás. Pero si uno va a Guadalajara, esto no pasa”. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, han estado proporcionando una tarjeta sanitaria a los emigrantes sin papeles y el Gobierno central lo ha llevado ante el Tribunal Constitucional. “Con los jóvenes ocurre casi lo mismo, hay que estudiar por dónde coger la ley y por dónde no”, añade Ordinas. 

Vuelven a casa por Navidad pero sin sanidad

Pero el problema de estos jóvenes se agrava cuando están en el extranjero, porque a su vuelta, se encuentran sin suficiente cobertura. Desde el Reino Unido, Tati, enfermera fisioterapeuta de 37 años que trabaja en el sistema sanitario ingles NHS, explica a bez.es que a la hora de regresar a España, las personas que están viviendo en un país europeo, tienen la opción de solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea, (TSE) en su país de acogida. “Ese es, por ejemplo, mi caso. A mí España me la denegó y me dio sólo un Certificado Provisional Sustitutorio, (CPS) válido por 90 días”, cuenta.

Esta española emigró hace 3 años y nada más llegar al Reino Unido tuvo que ir a urgencias después de que caducara su certificado, no tuvo problemas porque allí aún tienen sanidad universal. Sin embargo, sus compañeros de otros países como Irlanda sí que tienen que pagar.  Esto significa que no sólo depende de encontrarse en la UE, sino del tipo de Sanidad que exista en cada país europeo, a lo que hay que añadir la respuesta de los hospitales españoles.

“Lo que ocurre- sigue Tati- es que se desconoce la ley en España. Tanto por parte del personal que administra los hospitales, como por los usuarios. La ley actual dice que todas las personas, independientemente de nuestra situación laboral o administrativa, tienen derecho a ser atendidos en urgencias, así como todos los menores de edad tienen asegurada una total cobertura sanitaria y todas las mujeres embarazadas desde el inicio del embarazo hasta después del parto. La realidad es que se está facturando en las urgencias de los hospitales públicos incluso en estos 3 supuestos. Eso es ilegal, aunque se hace”.

Tarjetas desactivas aleatoriamente

La Tarjeta Sanitaria Europea sólo es válida para dentro de la UE y los que emigran a países fuera del territorio europeo, están abandonados a su suerte y todo depende de cómo sea la sanidad pública en su país de acogida.

En paralelo, España ha ido desactivando de manera aleatoria las tarjetas sanitarias de los jóvenes de 26 años y cuando necesitan utilizarlas como comprobante en otros países, se tienen que hacer un seguro privado si quieren tener cobertura en España.

 
 
 
 
El movimiento Marea Granate anima a los jóvenes que vuelven por Navidad a comprobar si tienen tarjeta sanitaria en vigor

En estos días, Marea Granate está promoviendo una intensa campaña animando a los jóvenes que vuelven por Navidad a pasarse por su ambulatorio para comprobar en qué estado se encuentran sus derechos y si han desactivado su tarjeta sin su conocimiento. Se da la coincidencia de que el 26 de diciembre se cumplen tres años de la suspensión de derechos de los jóvenes españoles que emigraron de nuestro país en busca de trabajo.

“La propuesta principal  – dicen desde Marea Granate –  es derogar el RDL 16/2012, que es la ley que cambió el sistema sanitario público español por completo, vía decreto-ley, sin ningún tipo de debate público al respecto. Mientras no se derogue ese RDL y se vuelva a la cobertura sanitaria pública universal, estos tipos de casos de exclusión se seguirán dando. También proponemos la expedición de tarjetas sanitarias individuales para todas las personas, independientemente de su situación administrativa o laboral, puesto que es la única forma de asegurar una cobertura sanitaria universal”, explican. 

En el ámbito político, sólo PSOE ha hecho una referencia concreta a devolver la tarjeta sanitaria a los jóvenes. Mientras tanto, aquellos que vuelven a casa por Navidad, pero sin garantía de cobertura sanitaria, pueden consultar su situación en el registro que han habilitado las organizaciones en defensa de la sanidad pública universal.

Comparte este artículo: