Las huellas de un desahucio

Comparte este artículo:
Judith Álvarez y Ana Redondo durante la inauguración de la exposición. Foto: L. Fraile

Judith Álvarez y Ana Redondo durante la inauguración de la exposición. Foto: L. Fraile

La artista vallisoletana Judith Álvarez ha inaugurado este jueves la muestra `Moradores´ en la Sala Municipal de Exposiciones del Teatro Calderón, en la que conviven fotografías, instalaciones y libros-objeto

Laura Fraile.Valladolid :: Jueves, 25 de Junio de 2015 ::

Sabe bien de lo que habla, ya que su familia fue desahuciada en el año 2011 del hogar que había habitado hasta entonces en el barrio de las Delicias. Ahora, cuatro años después, Judith Álvarez ha recuperado todos esos recuerdos, esa rabia y ese dolor para enfrentar al visitante con una realidad que, según datos aportados por la PAH, ha afectado a 500.000 familias españolas desde el año 2008.

La muestra `Moradores´, que podrá visitarse hasta el día 19 de julio, está formada por varias piezas que remiten al hogar, a su pérdida y a las emociones que esto genera en sus habitantes. Una de las obras que mejor refleja este vínculo es `Home´, una instalación compuesta por cinco dibujos proyectados en la pared. En ellos aparecen un dormitorio, un baño, un salón… “Son dibujos del hogar del que mi familia fue desahuciada”, aclara Judith, quien con esta obra invita al espectador a caminar por lo que un día fue su casa.

Esta exposición, que cuenta con un texto introductorio escrito por José Luis Clemente al que éste ha titulado como `Taxonomías del desahucio´, también reúne 75 fotografías Polaroid que forman una cartografía de los lugares en los que ha vivido Judith. “Pertenecen a la primera casa en la que viví y a la casa en la que estoy viviendo ahora”, aclara esta artista, quien en esta colección de imágenes muestra elementos cotidianos como un trozo de la tapicería de su sofá, una toalla, unos libros, unas sábanas o un calendario.

Judith Álvarez, frente a su obra `Home´. Foto: L. Fraile

Judith también ha incluido en esta exposición tres obras que entran dentro de la categoría del libro-objeto. Una de ellas, a la que ha titulado como `Error´, toma como punto de partida una noticia publicada en el año 2013 en el ABC en la que se advertía del desalojo por error de una familia de un pueblo de Zaragoza. La pieza, que formó parte de un proyecto colectivo en el que se involucraron una treintena de artistas, muestra una casa en la que Judith ha escrito palabras como hogar, literalmente pelada, banco, casa desvalijada o equivocación. Un tendedero en miniatura con tres prendas de ropa de juguete y un kit de pegatinas con muebles como un sofá, una cama o unas sillas invitan a remediar el vacío de sus paredes.

En `Cabreo´, otro de estos libros, Judith opta por incorporar una de las acepciones menos conocidas de este término, que según la RAE sirve para designar el “documento en que el enfiteuta hace constar el reconocimiento de los derechos del señor directo”. En la pieza, Judith utiliza una agenda del 2015 de la que emergen decenas de casas rojas y verdes del Monopoly.

Finalmente, en `Bordados´ esta artista nos muestra un libro elaborado con tela blanca en el que, a medida que vamos pasando las páginas, vamos leyendo una frase tejida con hilo que dice: “Todas las cosas están delicadamente interconectadas”.

Judith Álvarez y Ana Redondo durante su visita a la exposición. Foto: L. F.

Tres retretes blancos en miniatura con un total de 2800 casas del Monopoly en su interior dan forma a otra de las instalaciones de esta exposición, a la que Judith ha titulado como `Desechos´. Al lado de esta instalación, un cartel nos anuncia las tres reglas del juego en el que podemos participar. La primera nos invita a nacionalizarnos en una micronación a través de la entrada en la página web ibelmun.com. La segunda, en cambio, nos ofrece la oportunidad de buscar un banco. Se puede elegir entre Bankia, Santander, BBVA, La Caixa o el banco Sabadell (todos ellos tienen en común la responsabilidad de haber ejecutado la mayoría de casos de desahucio). El tercer paso nos permite llevarnos la casa elegida.

La exposición `Moradores´ nació de una experiencia personal, aunque también se ha nutrido de películas como `Dogville´ o de la lectura de sociólogos como Jürgen Habermas o Zygmunt Bauman. De este último Judith ha elegido una frase que dice: “Todos necesitamos tomar el control sobre las condiciones en las que luchamos con los desafíos de la vida, pero para la mayoría de nosotros, ese control sólo puede lograrse colectivamente”.

Judith, que actualmente está realizando un Doctorado de Arte en Valencia en torno al tema de la pérdida de intimidad cuando te arrebatan el hogar, ha inaugurado su exposición en compañía de la concejala de Cultura Ana Redondo, quien ha presentado esta muestra reconociendo que tenía un nudo en la garganta. “Judith es una artista comprometida con su tiempo y con los problemas de los ciudadanos de su tiempo. Los desahucios son un drama social, no un problema de familias aisladas. Desde los gobiernos tenemos la obligación de dar respuesta a este problema como una prioridad“, ha comentado esta mañana desde la Sala Municipal de Exposiciones del Teatro Calderón, antes de hacer un recorrido por la muestra en compañía de la artista.

En lo que respecta al tema de los desahucios, Amnistía Internacional publicó el pasado 19 de junio un informe llamado `Derechos desalojados. Derecho a la vivienda y desalojos hipotecarios en España´ en el que, a través de 50 páginas, analiza esta problemática. En el caso de Valladolid, los afectados por esta situación cuentan con el respaldo del grupo Stop Desahucios, que se reúne todos los lunes a las 19 horas en la Casa de las Palabras (c/ San Ignacio, 9). El grupo dispone de un teléfono que ofrece un servicio de asesoría: 654 869 377.

Comparte este artículo: