El pacto del oscurantismo

Comparte este artículo:

MADRID.- Ya hay un acuerdo tras el 24-M: el “pacto del oscurantismo” que han suscrito PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos. Los cuatro partidos han decidido celebrar reuniones bilaterales entre ellos, de las que no se informa ni de fecha, ni de hora, ni de lugar, ni de contenido.

Las reuniones se conocen casi siempre a posteriori de su celebración, se pacta lo poco que se va a decir a los medios de comunicación, que queda reducido a un pequeño comunicado muy genérico sobre los temas tratados, y no hay fotos ni declaraciones ni explicaciones.

Entre el PP y PSOE, desde la Transición, es habitual este tipo de encuentros, pero lo que ha sorprendido es que los partidos emergentes, que siempre han hecho bandera de la transparencia, se sumen a esta estrategia desde el primer momento y sin ningún rubor.

“No puedo contar nada, así lo hemos acordado todos, pero ya os dirán algo cuando acaben”. Así se expresaba el miércoles un destacado dirigente socialista, agobiado por la exigencia de explicaciones de las reuniones de Pedro Sánchez con Mariano Rajoy (comida en la Moncloa) y con Pablo Iglesias (una cena en Madrid).

El “os dirán algo” al que se refería el dirigente socialista, es habitualmente un pequeño comunicado de no más de dos párrafos en el que siempre se dice que la reunión “ha sido muy cordial” y que se ha analizado “la situación política”.

Sánchez, que presume de tener el partido más transparente de España, ya tuvo problemas para explicar el miércoles esta forma de actuar. Indicó que se trata de crear “un clima de confianza” en estos primeros encuentros, y que cuando haya temas relevantes para la ciudadanía los comunicarán.

Lo más sorprendente es que, hasta ahora, los cuatro partidos han cumplido el “pacto del oscurantismo”. De momento, ni filtraciones, ni datos relevantes de una parte o de otra, y teléfonos apagados. Por no contar, no cuentan ni el menú.

Y todo ello ocurre cuando están más de la mitad de las comunidades autónomas y un sinfín de ayuntamientos de España sin gobiernos autonómicos, cuando la ciudadanía quiere saber qué va a pasar el 13 de junio cuando se designen los alcaldes, y cuando el país está en un escenario político sin precedentes en toda la democracia.

Pero los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, han decidido sin rubor entrar en el juego más viejo de la política “de la casta”. Prometen que más adelante habrá nuevos encuentros con fotos y declaraciones para justificar el silencio de ahora pero, de momento, han entrado en este tipo de actuaciones políticas donde la transparencia brilla por su ausencia total.

Comparte este artículo: