El alcalde de Valladolid: «No estoy dispuesto a ceder la Alcaldía absolutamente a nadie»

Comparte este artículo:

Francisco Javier León de la Riva lo tiene claro. «No estoy dispuesto a ceder la Alcaldía absolutamente a nadie. Soy el alcalde en funciones y voy a ejercer de alcalde en funciones hasta el próximo día 13». Así de rotundo se ha mostrado el actual alcalde de Valladolid en funciones, tras conocerse esta mañana la sentencia que le condena por desobediencia y le inhabilita a ejercer empleo o cargo público de alcalde o concejal durante trece meses.

 

Arropado por la práctica totalidad de su grupo municipal, entre los que se encontraban el actual presidente de la Diputación de Valladolid en funciones, Jesús Julio Carnero y la concejala electa Mercedes Cantalapiedra, «salvo alguna ausencia obligada por la premura de la convocatoria» -advirtió el protagonista de la jornada-, León de la Riva confesó que «esperaba otra sentencia en otro sentido». «Desde que empezó todo este tema he tenido momentos muy desagradables. Obviamente no estoy feliz, más por mi familia que por mí mismo, pero hay que acatar las cosas como vienen». «A mí me duele más lo que va a pasar con Valladolid con un gobierno tripartirto», apostilló el actual regidor en funciones.

«Comenzaré por manifestar mi inocencia absoluta en esta materia y mi voluntad firme de que se cumpliera la sentencia», espetó el alcalde nada más presentarse ante los medios de comunicación. «El carácter de esta sentencia no es definitivo ni firme ni vinculante». «La sentencia dice que podrá interponerse recurso de apelación y ya les anticipo que va a ser recurrida ante la Audiencia Provincial que, al final, me dará la razón y declarará mi inocencia». Así de seguro se muestra De la Riva. «Muestro mi disconformidad con la sentencia, muestro mi acatamiento y muestro también mi decisión de recurrirla, tras consultarlo con el abogado, en el plazo que se señala».

Con un guión muy claro, del que en esta ocasión no quiso salirse, el actual alcalde de Valladolid en funciones quiso dejar claras muchas cosas, entre ellas, que no ha sido juzgado «ni antes ni ahora ni después por un delito de prevaricación o malversación, que están ahora tan en boga, si no por el retraso en el cumplimiento de una sentencia». «La juez de lo Penal entiende que ha habido un delito de desobediencia y me condena a una inhabilitación y a una multa inferior a la que pedía tanto la Fiscalía como la acusación particular. Y quiero aclarar que no tiene carácter de firmeza», reiteró hasta la saciedad.

Esto no me obliga a nada más que a no poder ser elegido alcalde o concejal, pero yo ya fui elegido concejal el pasado día 24. «Soy inelegible pero soy el alcalde en funciones».«Sigo siendo el alcalde con todas las potestades que le concede a un alcalde en funciones la ley y no voy a cesar hasta que yo no cedida que cese, y no cuando quien cree que ha ganado las elecciones lo diga. Es una decisión voluntaria que voy a tomar unilateralmente. Yo soy el candidato electo y, a partir de ahí, las decisiones las tomaré yo y las haré públicas en el momento que considere oportuno. Mi decisión solo la sabe mi familia y el ‘timing’ no me lo va a marcar nadie», insistió De la Riva.

Aprovechó también su comparecencia para lanzarle varios mensajes al candidato socialista al Consistorio vallisoletano, Óscar Puente, al que se refirió en distintas ocasiones. «El Partido Popular ha ganado las elecciones y el señor Puente, por segunda vez consecutiva, ha llevado al PSOE al mayor descalabro electoral en la historia de Valladolid. Uno no puede erigirse alcalde provisional».«Reitero el cierre del quinto mandato electoral de este alcalde. Es mi derecho», sentenció.

Comparte este artículo: